Aspectos psicológicos claves según categoría y la decisión de convertirse en futbolista profesional

 

El fútbol es una profesión, pero en etapas inferiores es un deporte recreativo que nos ayuda a enseñar a los deportistas valores fundamentales tanto para la práctica deportiva como para la vida cotidiana.

Al formar parte de una escuela deportiva, el futbolista va ir poco a poco adquiriendo el aprendizaje de la táctica, la técnica y la estrategia, así como familiarizándose con el argot futbolístico, el reglamento del juego y los diferentes roles que puede ocupar un futbolista (titular, reserva, no convocado, lesionado…).

Lo fundamental siempre independientemente de la categoría es divertirse y disfrutar con el futbol, ya que el principal motivo de abandono de la práctica deportiva es justamente este, dejar de divertirse con lo que se hace.

Las prioridades según las categorías son diferentes:

Pre benjamines

  • Es bueno que conozcan otros deportes y aprendan diferentes reglas, compitan también a nivel individual…
  • Es fundamental en esta etapa trabajar el desarrollo motor y la coordinación
  • No importa el resultado. Me gustan personalmente las iniciativas que se están llevando a cabo, de aplaudir los goles tanto propios como de los rivales, de almorzar después del partido todos juntos…
  • El entrenador es un educador y un transmisor de valores conjuntamente a los padres. Los adultos somos los responsables de la educación de los niños.

Benjamines

  • Multideporte y otras actividades. En estas edades los niños van descubriendo otras aficiones que no son meramente deportivas, como la música por ejemplo. Es bueno que desarrollen y sean curiosos con diversas actividades.
  • En estas categorías, hay reparto de minutos, pero ya se les debe empezar a enseñar que en el futbol hay diferentes roles y que tanto el reserva como el titular son igual de importantes.
  • Empiezan a tener picardía, por lo que es importante profundizar en el juego limpio y en las reglas del juego.
  • Es la etapa ideal para asentar los valores deportivos; trabajo en equipo, cohesión, respeto…

Alevines

  • Fundamental compaginar estudios y deporte. El deportista es un todo y ha de formarse en ambas facetas.
  • Empiezan a estar bastantes definidas las posiciones de juego (portero, defensa, centro, delantero…), aunque no son inamovibles, pero si se empiezan a desarrollar y a profundizar todas los aspectos técnicos y tácticos de la posición.
  • Hasta esta categoría, todos quieren ser futbolistas profesionales y lo ven posible, es norma, es una ilusión y un sueño muy bonito, aunque hay que empezar a trabajar con estas expectativas de éxito y futuro tanto con niños como con padres

Infantiles y cadetes

  • Empieza la época de cambios, la pubertad, de la importancia de gustar a los demás y de empezar a preferir estar y compartir con sus iguales más que con su familia. Es importante respetar este espacio, y no presionar demasiado con el fútbol, puesto que son las categorías que más abandonos hay, debido a la presión que puede ejercer sobre el futbolista la familia, los amigos o las novietas.
  • Es una época de descubrimiento, en la que quizá el entusiasmo por el fútbol pueda ser secundario, pero es respetable y normal. Cabe destacar que aquí comienzan a conocer realmente los beneficios del deporte, entre ellos los resultados que el ejercicio físico tiene sobre la imagen física y el cuerpo, aspecto que por la edad les gusta mucho.
  • Compaginar estudios y deporte sigue siendo fundamental, al igual que dotarles de autonomía para que vayan aprendiendo a responsabilizarse de sus tareas.
  • En categoría cadete, aunque es muy pronto, ya empiezan a tener claro quién quiere o le gustaría dedicarse profesionalmente al fútbol y quién no.

Juveniles

  • Etapa fundamental. Deciden sobre su futuro académico. Que rama de bachillerato estudiar, superar la selectividad y el ingreso a la universidad.
  • Saben organizarse y compaginar estudios y deporte.
  • Los hábitos de vida saludable y el entrenamiento invisible que se ha ido trabajando desde la base, está totalmente interiorizado.
  • Respetan a la perfección la figura del entrenador y el cuerpo técnico
  • Asumen capitanías de forma seria, pues en estas categorías ya saben lo que representa ser capitán y ser portavoz de un vestuario.
  • Aquí, es donde ya definitivamente se decidirá sobre su trayectoria en el fútbol, pues muchos por estudios e irse a otras ciudades a estudiar continuaran con el fútbol como afición, otros abandonarán por falta de tiempo o porque sienten que ya han cumplido con su etapa como futbolistas, y otro porcentaje apostará por ser profesional.

Cuando en fútbol se habla de ser profesional, existe la idea de que solo existe primera División, o Messi o Cristiano Ronaldo.

La realidad es que no es sencillo jugar de forma profesional, pero tampoco es imposible. En España hay 360 equipos que militan en tercera  División, 80 en segunda división B, 22 equipos en segunda división y 20 en primera.

Haciendo una media de 25 futbolistas por plantilla, hay en España un total de 12050 futbolistas en activos.

Y no son solo los Messi, Piqué, Cristiano Ronaldo…también están Inmanol García, Oriol Riera, Tomás Sánchez, Manuel Lanzarote, Jordi Marenyà, Leo Suarez…

 

María Valls.

Psicóloga Deportiva CD Castellón.

Colegiada CV13910

lexus

No hay comentarios