Cada jugador es una pieza fundamental y necesaria del puzzle

Artículo de María Valls. Psicóloga Deportiva CD Castellón. Fútbol Base.

En términos coloquiales y dentro del argot futbolístico tenemos al “titular”, al “suplente”, “al que se queda fuera de convocatoria”, esto en términos de participación en competición.

En términos de etiquetado, tenemos “al que pasa de todo”, “al vaguete”, “el crack”, “el imprescindible”, “el gracioso”, etc.

Todos estos términos y etiquetados provienen de la cultura del fútbol, es una terminología ya muy arraigada, pero no por ello correcta. Al contrario, es bastante contraproducente y nada beneficioso.

El fútbol es un deporte colectivo, cierto, pero formado por personas cada una de ellas con su idiosincrasia, sus fortalezas, sus bondades, su carisma y su granito de arena que aportar.

Es común en psicología aquello de que el “todo es algo más que la suma de las partes” y así es.

Si hacemos una analogía con un puzzle, cuando las piezas están dentro del envoltorio ¿Ya es un todo, no? ¿Tenemos todas las piezas necesarias, no? La respuesta es obviamente NO.

Todas las piezas son exactamente igual de importantes para poder completar el puzle.

De hecho cada pieza tiene un lugar exacto en el montaje y encaja exactamente entre otros engranajes.

Pues con un equipo de fútbol es exactamente igual. Cada jugador es una pieza, y sin la consideración necesaria de todos y cada uno de ellos jamás podremos acabar nuestro puzzle y hacer que todo encaje.

¿Cómo podemos  trabajar por tanto con cada pieza, es decir con cada jugador? La respuesta, es entendiendo que el jugador es el proyecto.

Por tanto se deben trabajar tres apartados para cada jugador;

  • Formación técnica, táctica. Estratégica y psicológica a nivel futbolístico
  • Vida cotidiana, estilo de vida, formación académica, familia, aficiones…
  • Engranar a nuestro jugador proyecto dentro del equipo.

El cuerpo técnico ha de conocer en profundidad al jugador, para sacar de él su máximo potencial, por ello como el entrenador, es prácticamente imposible que pueda observar, analizar, conversar, potenciar, fortalecer, incentivar, reforzar, motivar, escuchar….a cada uno de los jugadores de su plantilla, es aconsejable trabajar con equipos técnicos multidisciplinares (Entrenador, preparador físico, psicólogo del deporte), para sí tener una visión 360 grados de cada jugador.

Cada profesional en su parcela debe sacar lo mejor de cada jugador, porque cada uno de ellos tiene cualidades potencialmente buenas para trabajar y fortalecer.

Obviamente será necesario por tanto la comunicación eficaz entre los miembros del cuerpo técnico, para así poner “sobre la mesa”, todas aquellas cualidades y competencias del jugador.

Lo más importante para un futbolista, no es ser una estrella de fútbol o jugar en la máxima categoría, puesto que son conocedores de que es difícil. Lo más importante para ellos es divertirse y sentirse valorados. Todos necesitamos sentirnos eficaces y reconocidos  en algún ámbito, por ello sacando entre todo el cuerpo técnico lo mejor de cada jugador, ya estamos contribuyendo en algo muy valioso, y es que el jugador se perciba como eficaz, valorado y reconocido.

El puzzle que puede resultar de una plantilla trabajando con cada una de sus piezas será sin duda lo primero humano, atractivo y casi con toda probabilidad exitoso.

 

lexus

No hay comentarios