Cada vez es más común ver casos de violencia en los campos de fútbol base y regional, un lugar donde los protagonistas deberían ser los jugadores, en muchos casos niños, y su alegría jugando...