El Peñíscola RehahMedic afronta el derbi ante el Levante para seguir en la élite

lexus

Y llegó el día, un año más el derbi valenciano en primera división, nos deja un partido de alto voltaje en el Municipal de Peñíscola. La pasada temporada por estas alturas, eran los granotas quién visitaron el feudo peñiscolano, con la salvación como objetivo. Esta temporada serán los nuestros lo que, con una victoria, puedan sentenciar el billete, a una temporada más en la mejor liga del mundo. El partido es este sábado a las 18.00 horas.

Como bien pubicamos, la salvación pasa por nuestras zapatillas…y nuestro fortín, la primera de las 3 finales que restan, se juega en casa, ante un rival peligroso y que ya es conocido de la afición azulona. En la ida, un gol sobre la bocina, después de varias acciones polémicas, decantó el derbi del lado Valenciano. En el partido de vuelta, los nuestros están convencidos, de poder recuperar los 3 puntos y así dejar el derbi en la provincia de Castellón.

El equipo de David Madrid, llega apurando sus últimas opciones matemáticas (está a 6 y quedan 9 puntos) de entrar en Play-Off, los granotas llegan en una racha negativa de 3 derrotas consecutivas (Jaén, Barça y C.A. Osasuna) que les han alejado de los puestos de privilegio. Aún así los levantinistas, han puntuado en el pabellón de Peñíscola las últimas visitas ( 2 empates consecutivos) y querrán volver a la senda del triunfo, en una jornada en la que el duelo entre Aspil Vidal y Ríos R. Zaragoza marcará el aproximarse más o menos, a los play-off en caso de victoria.

Por parte de nuestros guerreros, el equipo está motivado y consciente, de que el derbi es mucho más que 3 puntos, puede ser el fin del sufrimiento de esta temporada. La ventaja de jugar el Sábado, será saber ya de antemano los resultados de O’Parrulo y Santiago. Por lo que los jugadores, técnicos y afición, sabrán antes de jugar, la importancia real de los puntos en juego. Para este partido destaca la vuelta a la convocatoria de Juan Emilio, que ya viajó a Barcelona y estará a disposición de Marcos Angulo, siempre y cuando lo vea en condiciones de participar en el partido, y de Lucas Bolo, que no viajó a Barcelona por su reciente paternidad. Quién será baja por segunda semana consecutiva es Iván Rumbo, que se sigue recuperando de un esguince de rodilla.

Con todos estos ingredientes, solo cabe decir:“En un derbi, no existe ni clasificación ni forma, solo vale lo que hagas en 40 minutos”.

lexus

No hay comentarios