El ‘susto’ de Pablo Fornals en el fútbol base como escenario

lexus

El lunes se vivieron momentos angustiosos en el Estadio de la Cerámica de Villarreal, cuando Pablo Fornals se desplomó. A todos se nos vinieron a la cabeza imágenes fatales de otros deportistas que habían corrido suertes nefastas en situaciones similares, afortunadamente y sin que la situación deje de revestir gravedad, Pablo parece ser que está fuera de peligro. Una vez pasado el momento de crisis no pude evitar pensar en una situación que se vivió en el partido de benjamines que se jugó el sábado por la mañana del equipo en el que juega mi hijo. Balón dividido en el área y choque fortísimo entre el portero y un defensa en la persecución del rechace que alejara el peligro, de repente se levanta el defensor y tocándose el pecho vuelve a caer al suelo, se nos encogió el corazón a todos por supuesto.

Afortunadamente también en este caso todo quedó en anécdota, pero cuando digo que no pude evitar acordarme fue porque cuando Pablo Fornals se desplomó, a menos de 50 metros de el había una ambulancia, seguramente con equipo de reanimación e incluso quien sabe que más cosas, con su correspondiente equipo de personal sanitario, y por supuesto los servicios médicos del Villarreal CF, sin olvidarnos de los servicios médicos del Athletic Club de Bilbao que por supuesto hubieran ofrecido apoyo en caso de ser necesario, toda atención es poca cuando hay una vida en juego…..o no.

No pretendo hacer demagogia ni aprovecharme de la situación, sin embargo, no puedo dejar de pensar en que al compañero de mi hijo salió a atenderle su monitor con una botella de agua en la mano……no creo que haga falta añadir mucho más. ¿Cuántos campos de fútbol hay en nuestra comunidad?¿Dónde están las asistencias médicas más cercanas?¿Por qué en las carreras que hay en multitud de poblaciones durante muchos fines de semana SI hay personal médico y en los campos de fútbol regionales NO?¿Es realmente un problema de cantidades, bien sean económicas o estructurales, o de ganas e interés? Llamadme aprovechado o demagogo, os lo permito si habéis leído hasta aquí, pero para mí una vida es una vida, sea de un futbolista profesional que gana cientos de miles de euros y genera millones, o sea la de un niño de nueve años que tiene toda una vida por delante para llegar a ser lo que tenga que ser, aunque por fortuna, tanto el uno como el otro están bien y seguramente los dos volverán a jugar a fútbol.

Artículo de Sergio Farré, colaborador habitual de Castellón Base.

lexus

No hay comentarios