¿Es necesaria la formación en los entrenadores de fútbol base?

 

Bajo mi punto de vista, toda preparación es buena, al igual que toda experiencia a la hora de desarrollar una actividad, y sobre todo cuando se trata de dirigir a un grupo de personas y la cantidad de toma de decisiones que eso conlleva. Cuando además, éste grupo de personas son niños o adolescentes, todavía es más especial. No obstante, también depende en mucha medida de cada persona y cada caso. En el mundo del fútbol existen algunos entrenadores no titulados que disponen de unas capacidades, de una experiencia, y en muchos casos autodidactas, que están perfectamente cualificados, y por el contrario también existe algún caso contrario, que disponiendo de titulación, carece de todo lo demás. Ésto no dejan de ser casos extraordinarios que para mí no ponen en duda que cualquier formación y/o titulación siempre suma para mejorar. Una vez aclarado este punto, podemos hacernos las siguientes preguntas. ¿A qué entrenadores se les debe exigir estar formados y preparados? ¿Por qué a un entrenador de un equipo amateur se le exige una titulación y a un entrenador de prebenjamines o querubines no se le exige nada? El cerebro de los niños de cinco años todavía se está formando, están aprendiendo lo que van a ser en el futuro ¿No es demasiado arriesgado que a éstas edades pasen tantas horas bajo las órdenes de alguien que no ha superado ninguna prueba psicológica y ni si quiera tenga ninguna experiencia? Sin embargo, para entrenar jugadores de veinte años sí que es necesaria una preparación y un carné, por sus conocimientos futbolísticos ¿Es más importante el resultado de un equipo amateur quela educación y la formación de los niños? Los entes encargados de tomar éstas decisiones deberían pararse a pensar en ésto.

Hoy en día, debido al boom del “tiki-taka”, hay muchos entrenadores preparadísimos, formadísimos y con todas las titulaciones, que les das medio campo de fútbol, unos cuantos conos, y te preparan una sesión de entrenamiento de primera división en cinco minutos, trabajando; fuerza, velocidad, resistencia y cualquier aspecto del juego. Ésto es maravilloso, es un activo muy valioso que tenemos en España ahora mismo y que no se tiene que perder pero, ¿no será momento ya de empezar a equilibrar por abajo? Primero planteándose qué perfil de educador/entrenador necesita cada edad, cómo debe formarse y exigirlo de manera implacable ya que, lo que está en juego es la educación y el futuro de los más pequeños, y que los gritos y humillaciones en los campos de fútbol ocho queden de una vez olvidados en el pasado.

Alberto Pérez Bonet

(Técnico Deportivo y Entrenador del Alevín B del CD. Castellón SAD).

lexus

No hay comentarios