Juego de ubicación y las 3 P como bases del juego

Almeria's coach Juanma Lillo (L) and Barcelona's coach Josep Guardiola leave the pitch at the end of their Spanish first division soccer match at Juegos Mediterraneos stadium in Almeria, November 20, 2010. REUTERS/Francisco Bonilla (SPAIN - Tags: SPORT SOCCER)

Artículo de Kevin de Arenas

A partir del éxito del modelo Barça y más concretamente del ciclo victorioso de Guardiola en dicho club, una gran cantidad de equipos han decidido que su modelo debería asemejarse o por lo menos seguir ciertos patrones similares a un modelo que marcó época y por tanto creó tendencia. Cuando te acercas a cualquier campo de la provincia, puedes ver como cada vez son más los equipos que buscan basar su juego en la posesión, la presión tras pérdida, mantener las líneas juntas y en bloque alto, y un largo etcétera de conceptos muy manidos en estos días. Algunos equipos lo realizan con mayor éxito (y con éxito no me refiero a la victoria en sus partidos, en la que influyen más factores, sino en poder mostrar un juego pretendido y ampliar así sus opciones de victoria), o menos, pero si que se suelen observar patrones erróneos en la gran mayoría de los mismos.

De estos patrones podrían destacar 3 por su gran influencia en la posibilidad de llevar a cabo de forma correcta éste modelo o no, y además son los aspectos que coinciden con cada una de las 3 P (Concepto que se refiere a los tres pilares básicos del juego de posición pretendido, Play, Possesion, Position.

Utilizados por ejemplo por el Barcelona de Guardiola); El primer concepto al cual hace referencia una de las P, Play (Jugar), no es más que como la propia palabra indica, atreverse a jugar, ser dinámico, buscar siempre un compañero con el que combinar. Y aunque esto parezca muy sencillo, no lo es tanto en el día a día de los equipos que pretenden seguir este modelo, ya que seguro que todos habrán visto en distintos equipos, como los chicos/as de equipos de fútbol base son animados a jugar desde atrás e iniciar en corto, pero a las primeras de cambio sus entrenadores/as les indican que se quiten el balón de encima antes de correr cualquier riesgo en la salida de balón. Esta contradicción en el mensaje se convierte en que ante cualquier riesgo los chicos/as de estos equipos se acaban quitando de encima el balón en la mayoría de acciones, imposibilitando así una salida limpia, que es primordial en este modelo.

El segundo concepto, Possesion (Posesión), es uno de los peores aplicados y más evidentes de percibir ya sea por padres o aficionados que se acerquen a cualquier campo municipal. Este concepto evidencia la necesidad de que exista la intención de progresar y llegar a la meta contraria mediante el manejo de la posesión en el partido. Y es que no son pocos los equipos en los que se mueve y mueve el balón sin una intención o sin una idea clara de progresar, hecho que acaba desesperando a jugadores, padres y entrenador, ya que pese a tener el balón la mayoría del tiempo no consiguen acercarse a la portería rival, quizás porque falten recursos o ideas que son las que dotan de verticalidad y utilidad a la posesión, que no es más que un instrumento y no un fin. Como decía Guardiola; “El tiqui-taca no me gusta, pasar el balón por pasarlo no tiene sentido”.

Por último, como tercer concepto, y quizás el más importante por su relación directa con la fluidez, dinamismo y verticalidad, que hacen que este modelo sea efectivo, encontramos la 3ª P, Position (Posición), en la que se hace referencia a la importancia de respetar la zona del campo en la que debes encontrarte siempre preparado para recibir perfilado y en buenas condiciones, confiando que el compañero va a encontrarte, en definitiva, confiar en el compañero. Este concepto supone un error en muchos equipos ya que suelen darse dos casos; en algunos equipos, todos los jugadores van en apoyo, no respetan su zona y buscan ir cerca del compañero a recibir, haciendo así muy complicado el progresar en el juego, y en otros se trata de lo contrario, nadie se encuentra atento para recibir y los compañeros no se perfilan ni se preparan para un posible pase del compañero, sobre todo los alejados y el jugador que acaba de dar el pase. Es por esto que Juanma Lillo (actual 2º entrenador del Sevilla y uno de los precursores del juego de posición o “ubicación) hizo referencia al término de juego de “ubicación” con el fin de hacer referencia a la importancia de la posición de los jugadores para poder practicar dicho modelo.

Quizás solo sean 3 conceptos abstractos o sin importancia para muchos, pero por lo menos habrán sabido para identificar los errores que se suelen cometer sobre todo en las etapas de fútbol base y que cualquiera que se acerque a ver un partido pueda ver y poner nombre a estas sensaciones que dichos errores provocan.

lexus

No hay comentarios