Manolo Clares, homenajeado por el CD Almazora y el CD Castellón

El CD Castellón ha tenido el privilegio de recibir esta mañana a uno de sus “grandes”. Hablar de Manolo Clares es recordar la etapa más brillante del club en sus 94 años de historia pues no en vano fue protagonista de aquella final de Copa del Rey celebrada en el Estadio Vicente Calderón en Madrid en 1973 que “pese a la derrota siempre la guardaremos en nuestra memoria, la individual y colectiva, porque fue el triunfo de un grupo de jugadores que manteníamos una relación muy especial y que siendo más jóvenes logramos un ascenso a Primera División”

Manolo Clares sigue vinculado al fútbol a través del CD Almazora que preside Ramón Broch que junto al del CD Castellón, David Cruz, lo han acompañado en su visita al Estadio Castalia. Por esta razón, el próximo viernes 29 de julio, a las 20.00 horas, en el campo José Manuel Pesudo de la localidad almazorense el equipo local, recién ascendido, recibirá al CD Castellón en un partido-homenaje a quien lleva residiendo 44 años en Castellón y colaborando con el conjunto de esta vecina localidad de la capital de La Plana durante catorce años, bien como delegado del primer equipo, entrenador del equipo femenino y coordinador del fútbol base.

A la pregunta de “¿firmarías en junio de 2017 un ascenso del CD Castellón y la permanencia del CD Almazora en Tercera División?”, el ex jugador madrileño de nacimiento lo tiene claro: “Firmo el ascenso de un club como el CD Castellón que lo merece por antigüedad y prestigio y la clasificación para la promoción del CD Almazora porque, a pesar de que el gran objetivo es la salvación, el cuerpo técnico es ambicioso. Estoy convencido de que podemos quedar entre los primeros de la clasificación”.

Emulando a la famosa frase vinculada al FC Barcelona, equipo en el que jugó procedente del  conjunto de Castalia, “el CD Castellón es más que un club, para mí, desde luego lo ha sido y lo es”. Cuando ha pisado el terreno de juego en el Estadio Castalia, ha sido evidente su emoción. “Castalia es como mi segunda casa. No tuve la suerte de jugar en el actual campo pero sí en el antiguo que tenía una distinta orientación y ocupaba el mismo espacio. Sí, desde luego, es mi segunda casa. Espero de corazón que el CD Castellón esté muy pronto donde se merece que es lo más alto posible”, asegura un Clares que sólo tiene palabras de agradecimiento hacia la entidad albinegra “pues –así lo reconoce- es la que me dio la verdadera fama y prestigio como jugador ya que me permitió dar el salto al FC Barcelona”.

Fue precisamente Rodri, un ojeador del club cule, el que percibió la clase de un jugador, en concreto, en un partido que enfrentó al CD Castellón al Villarreal CF. Pero, antes de marcharse a la Ciudad Condal, disputó una final histórica de Copa tras eliminar en cuartos al Valencia CF y en semifinales al Sporting de Gijón ante un “gran equipo, muy copero, el Athletic de Bilbao, que nos derrotó en la final 2-0. Pese a la derrota, para un equipo humilde como nosotros, fue una gran satisfacción”.  Clares disputó aquella Final de 1973 en un once formado, entre otros, por Cela, el gran capitán, Juanito Planelles, Vicente Del Bosque, Babiloni, Cayuela, Figuerido, Corral o Tonín. Palabras de agradecimiento, en especial, hacia el técnico de aquella época, Lucien Müller, “una gran persona al que queríamos todos y que en mi caso tuvo un comportamiento magnífico”.

“Una  gran relación con Johan Cruyff”

Llegó el momento de marchar al FC Barcelona. “Fue otro mundo, mucho más complicado, con la exigencia de un club de estar siempre arriba, en concreto, por encima del eterno rival, el Real Madrid”, apunta Clares que en su primera temporada tuvo gran protagonismo en la competición copera puesto que existía una limitación a la hora de alinear extranjeros. Entre estos, coincidió con uno de los cracks del fútbol mundial en su historia, el holandés Johan Cruyff, con el que, lo afirma de corazón, “mantuve una excelente relación, mejor de lo que la gente pudiera pensar. Su pérdida fue, sin lugar a dudas, un gran golpe para todos”. Concluida su etapa en el FC Barcelona, Clares estuvo tres temporadas en el Rayo Vallecano, uno de los equipos de su ciudad natal, para retirarse en el Villarreal CF con su ex compañero Luis Cela como entrenador y conocidos como Antonio González , Forment y Falomir en el terreno de juego.

Retirado del fútbol en activo, Clares dio el paso a las categorías inferiores empezando su dilatada trayectoria, precisamente, en el CD Castellón, con Luis Serrano como director deportivo de la cantera y recordando con orgullo el buen trabajo que permitió forjar a jugadores como Pablo Hernández y Paco Montañés, que estuvieron en el equipo albinegro en su etapa infantil. Posteriormente, junto a Braulio Oliva, estuvo siete años en el CD  Alcora para desde hace catorce tener un gran protagonismo en el CD Almazora. Tiene clara cuál es su filosofía para trabajar con los más jóvenes. “En primer lugar los padres deben ser conscientes de que el niño debe elegir lo que quiere hacer. Tienen que permitir que sus hijos hagan lo que quieran pero siempre con un orden porque desde las edades más tempranas la formación y los entrenamientos deben seguir un orden ya que hay que hacer muchas cosas con el balón y no sólo correr”, expone Clares, quien añade que “con la llegada del Fútbol 8, a diferencia del Fútbol 7, se dificulta, especialmente, en el último año de alevín, el juego por la falta de espacios que posteriormente, a la siguiente temporada, es una de las principales asignaturas en el Fútbol 11 por el cambio tan importante de las dimensiones del terreno de juego en Infantil”.

 

 

lexus

No hay comentarios