Marc González: Toda la vida en el CD Salesianos Burriana

«Un partido de los míos me emociona más que cualquier Barça-Madrid». Marc González, entrenador del Alevín A, es una de esas personas que habla con sinceridad, sentimiento, un punto de nostalgia y muchísima experiencia. Su entrevista nos deja varias citas remarcables y alguna que otra sorpresita 

Pregunta-Eres uno de los entrenadores más veteranos del club. Cuéntanos tu trayectoria.
Respuesta: La verdad es que soy de los que puedo decir que llevo toda mi vida defendiendo a este club, como jugador y como entrenador. Empecé jugando como benjamín y seguí en infantiles. No eran tiempos fáciles para el fútbol base y acabé dejándolo en cadetes para reengancharme en juveniles. Tras jugar en juveniles, jugué con el At. Burriana Salesianos en Segunda Regional y posteriormente en Primera. Como entrenador, empecé hace 16 o 17 años aproximadamente. Junto con Ferran Bodí, éramos los ayudantes de Juanjo De. Todavía tengo recuerdos de aquella primera temporada, con poca experiencia pero muchas ganas. Ahora tengo bastante experiencia y más ganas que nunca.


P- Con todos los años que llevas en el club, resulta, cuanto menos, curioso que no hayas dado el salto a fútbol 11. ¿Por qué?
R No será porque no me lo piden cada vez que acabo “ciclo” en alevines. Es una edad que me gusta mucho y en la que destaca la mejora en el rendimiento de los jugadores. También entran dentro de la edad con la que trabajo como maestro, por lo que supongo que controlo bastante (bromea). Entiendo también que es un momento en el que el nivel de exigencia puede aumentar, y más sabiendo que pasan a campo grande en breve.


P- ¿Cómo tratan de ser los equipos dirigidos por Marc González?
R- Lo primero que les he pedido a mis jugadores siempre es ganas de aprender y mejorar. No soy el tipo de entrenador que se obsesiona con un modelo de juego, pues cada equipo es diferente según sus jugadores y cualidades. Tanto en fútbol 7 como recientemente en fútbol 8, he utilizado diferentes sistemas de juego, siempre buscando el que más se acopla a las características del equipo.
También quiero recalcar, para mí, la importancia de la competitividad. No entiendo el fútbol sin competitividad, trabajo y por supuesto, emoción. Soy de los que se van cabreados a casa por no hacer un buen partido, por no sacar nada positivo o por ver falta de competitividad y ganas en mis jugadores.
Por otro lado, un partido de los míos me emociona mucho más que cualquier Barça-Madrid. Ver que los chavales se esfuerzan por conseguir un objetivo común me motiva a seguir como entrenador. Y en alevines he vivido muchísimos partidos espectaculares.

P- El Alevín A viene de jugar uno de los mejores partidos de la temporada. ¿Qué aspectos crees que ha mejorado el grupo desde septiembre?
R- El inicio de esta liga no fue muy bueno. Alexis Mingarro y yo intentamos cambiar el sistema de juego y no mejoró. Insistimos en la importancia de la intensidad en los entrenamientos y partidos, y sobre todo, convencer a los chavales de que, como todo jugador o equipo, podemos tener malas rachas. Hicimos una especie de “conjura” buscando poner todos de nuestra parte para “espabilar”, y vaya si lo hemos hecho. Llevamos unas jornadas con buen juego, esfuerzo y motivados de inicio a fin. ¡A seguir!


P- Resulta evidente que el fútbol base ha cambiado casi por completo desde tus inicios. ¿En qué sentido lo ha hecho a mejor?
R A mejor en la preparación por parte de los entrenadores, las condiciones del terreno de juego, la organización como club, las botas, ropa (bromea de nuevo).
Por otro lado, hay cada vez más obsesión por marcar los goles de Messi o celebrarlo a lo Ronaldo, cuando lo más sensato sería celebrarlo con todos los compañeros que son los que forman parte de tu equipo. Yo lo primero que hago al acabar el partido, es comentarlo con el segundo entrenador y aquellos que estuvieron viendo el partido. Cuatro ojos ven más que dos. El entrenador también tiene su equipo y es en quien confía.


P- Olvidémonos del fútbol. ¿Cuál es tú día a día fuera de los entrenamientos?
R- Son pocos los días en los que el fútbol no está presente en mi rutina. Ejerzo de maestro de inglés y Primaria en un colegio de Burriana. Juego en dos equipos de fútbol 11 en liga de empresas y veteranos. Los domingos suelen ser “family day”, de despertarse temprano y aprovechar para hacer cosillas juntos, además de hacer salidas y viajes cuando nos lo podemos permitir. Y concienciarme de mi segunda paternidad, que si todo va bien será para junio.

P- Por último, lanza un mensaje para toda la familia del CD Salesianos.
R- Que son mi familia. Que cada niño es un mundo y que los entrenadores tenemos el objetivo de sacar lo mejor de cada niño y, por encima de todo, que acaben entrenes y partidos con ganas de volver. Que por parte de los entrenadores existe una dedicación y vocación muy por encima del aspecto económico. Que todos estamos en el “mismo barco” y que con el esfuerzo de todos, seguiremos haciendo este humilde club que salió del “patio del colegio” un lugar donde niños y niñas de toda Burriana y algunos de alrededores vienen a disfrutar del deporte que les gusta. Me gustaría acabar agradeciendo a todos aquellos entrenadores, delegados, jugadores (mis “exjugadores” recuerdan muchas batallitas de cuando yo les entrenaba), familias…el tiempo vivido juntos. Muchos de los entrenadores, pasados y en la actualidad, han acabado siendo grandes amigos. No voy a nombrarlos porque la lista es muy larga, pero cada uno sabe qué grado de amistad tenemos. No obstante, si quiero recordar a quien está en mi/nuestro corazón y con el que compartí fútbol y trabajo (Juanma Corro).
Mi mayor deseo es que las familias sigan creyendo en la labor de este club, en todos aquellos que dedican horas de su vida al buen funcionamiento de este proyecto que empezó hace años y cuya progresión ha sido sobresaliente.

lexus

No hay comentarios