Puede ser una Magdalena histórica para el CD Castellón

Antes del 17 de abril, el presente y futuro del CD Castellón SAD debe estar resuelto. Si el club no hace frente a los pagos que le corresponde con Hacienda y la Seguridad Social, la entidad que cumplirá 95 años de historia en julio estaría abocada a la disolución. Hay varias maneras de evitar esta situación. Por un lado, que alguien cubra la ampliación de capital aprobada en la última reunión de la Junta General de Accionistas, cifrada en 500.000 euros, es decir, algo improbable en estos momentos.

La otra opción es la venta del club, también supeditada al litigio por la compra-venta de acciones del actual presidente del club, David Cruz, al grupo Castellnou, liderado por García Osuna. En estos momentos, tras un intento fallido, parece ser que de nuevo se han reanudado las conversaciones entre Cruz y Tech Pro Technology Development, para cederles el control del Castellón. Este grupo ya ha estado relacionado con el mundo del fútbol a través de una filial, Ledus, que se hizo con el Sochaux, equipo de la segunda división francesa. Los inversores asiáticos hicieron una propuesta por debajo de lo que pide Cruz que de alguna le permitiría cubrir la compra de sus acciones a Osuna y compañía, todavía incompleta. Grupo que, por cierto, cuenta con “destacados comerciales” en la provincia de Castellón dedicada a la venta de productos de una de sus unidades de negocio.

Parece ser que ahora han vuelto a retomar las negociaciones con una oferta al alza por lo que podríamos encontrarnos con una solución en plenas fiestas de la Magdalena al presente y futuro del CD Castellón. En ello, precisamente, está involucrado el propio entrenador, Manu Calleja, que está tratando de mediar entre Cruz y los futuros inversores que hace poco estuvieron reunidos con el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Castellón, Enric Porcar, quien se ha mostrado confiado en una solución positiva para el club, entre otras cosas, porque los inversores están dispuestos a poner dinero para mejorar el mantenimiento del Estadio Castalia, verdadera preocupación del consistorio. Porcar, que prefería una opción liderada por gente de Castellón, no ve con malos ojos la vía asiática, a quien de hecho recibió en su despacho del Patronato de Deportes, momentos antes de que el grupo de Pablo Hernández diera marcha atrás por “cansarse” de las pretensiones de Cruz. Y es que, al parecer, Tech Pro Technology Development viene con las alforjas más llenas. La figura, por tanto, de Manu Calleja es en estos momentos clave, ya no sólo para ejercer de “apaga-fuegos” en un vestuario que no cobra sino como mediador en la compra-venta del club.

No vamos a hablar del dinero que pide David Cruz. No ayudaría a cerrar la operación. Sí sabemos que el grupo asiático cuenta con recursos para poder afrontar los pagos que Cruz no puede y que abocarían al club a la disolución, como el propio presidente ha reconocido. Al presidente ya se le ha acabado cualquier recoveco porque no llega al 17 de abril. Insistimos, después de haberse enfriado las negociaciones, tras el partido del domingo, en Elche, el asunto parece ir en la buena dirección porque Cruz quiere vender. Esperamos que así sea por el CD Castellón, la ciudad y su cantera. Ah, y lo que está claro es que David Cruz no seguirá en el CD Castellón. Su etapa ha concluido y no tiene sentido prorrogarla. Para bien o para mal, su mandato ha coincidido con la estancia del club en Tercera División, con tres promociones fallidas, un penalti fatídico, que hubiera podido cambiar la historia del club. O, quizá, no. Ahora estamos muy cerca de marcar un gol más importante que el del día del Gavá en La Bòbila.

lexus

No hay comentarios