A propósito de las captaciones de los jugadores en fútbol base (la visión de un club modesto)

lexus

 

¿Que va a pasar cuando no haya equipos y clubes para jugar?

Es evidentemente que el boom de natalidad ha pasado, que cada vez hay menos menores y a este detalle no es ajeno el número de jóvenes que quieran jugar al fútbol. Buena prueba de ello es el número de equipos presentados en la categoría prebenjamín en la provincia de Castellon en esta temporada.

Mientras que hay clubes que tienen hasta 6 equipos por categoría, y luego un equipo filial con otros tantos, la mayoría de equipos luchan por sobrevivir y no desaparecer simplemente por un objetivo que es estar presente en cada categoría (muchos de ellos de forma altruista ya que las cuotas solo cubren gastos y no hay beneficio alguno). Por ello se adelanta cada vez más el publicar la apertura de puertas para captar posibles jugadores.

Esta temporada hemos vivido en la provincia la unión de varios equipos donde se han seleccionado los niños que “daban la talla” y cuáles no, desechando muchos de ellos, también son famosas las cartas entregadas por otros clubes al final de cada temporada de que niño/a sigue y cual no. Mientras, ahora mismo, se está cuajando la selección de los niños que cubrirán esas plazas “esquilmando” los equipos de los otros clubes que luchan por sobrevivir. Esos jugadores que hasta en categoría prebenjamin son “seleccionados” para más tarde ser descartados en honor a no se sabe que categoría de juego.

Incluso hasta los padres son perseguidos hasta en los aparcamientos de los campos de juego para intentar convencerles de que lleven a su hijo a una prueba para cambiar de equipo y que mandando un mail avisando que se solicita a un jugador u otro se exculpa todas los problemas.

Con el agravante de que esos niños que cambian de club a uno supuestamente más poderoso se terminan enfrentando a sus ex-compañeros en la misma liga la temporada que viene. Porque si se selecciona un jugador porque su calidad le permite estar en liga autonómica o similar entiendo que de el salto a otro club “poderoso” pero para seguir en la misma categoría que ya estaba, no es asumible.

Cada año que pasa con esa selección cada vez la diferencia es mayor pero no por la labor de enseñanza y entrenamiento sino simplemente por la selección de juntar a los mejores, así cualquiera GANA (porque lo que importa es salir publicado de cuantas ligas se han ganado) Aunque luego se nos llene la boca con frases sobre el aprendizaje, el divertimento y la educación.

No sé si somos conscientes pero el fútbol base nos los estamos cargando con estas actitudes, con ojeadores en cada partido y entrenamiento de los equipos que aspiran a sobrevivir.

Mensaje para ese nuevo comité; para cuando una liga entre los superpoderosos, y otra para los que no hacemos ese tipo de actitudes. Donde los chicos acuden porque juega su amigo, vecino o familiar.

Todo el mundo tiene derecho a cambiar de club si su experiencia no es satisfactoria pero no por la presión de promesas futuras que en un alto porcentaje no se van a poder cumplir, y todos somos conscientes pero a nadie le interesa reglamentar y consensuar.

Padres de jóvenes deportistas:
¿Cuantos de los jóvenes que juegan al fútbol llegará a gran estrella o simplemente a vivir del fútbol?

Artículo de Félix Ortega. Entrenador y directivo del Sporting de Castelló

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta