Así es la categoría más modesta del fútbol juvenil (la Segunda Regional)

Aarón Siles / Castellón

Este fin de semana arrancará la tercera jornada de la Segunda Regional Juvenil. Una categoría, que si bien es la más baja de todo el fútbol autonómico, cuenta con la participación  46 equipos de la provincia repartidos en 4 grupos. Los tres primeros están compuestos íntegramente por conjuntos castellonenses.

Dado que es el último nivel del fútbol valenciano, no suele suscitar mucho interés en el público. A priori, no es una categoría de la que se puedan esperar partidos de gran calidad como los que pueden disputarse en Regional Preferente o incluso en la parte alta de la tabla de Primera Regional. En cierta medida esto es debido al carácter recreativo, y no tan competitivo, con la que es concebida esta división.

Héctor Megías es el actual capitán del juvenil A del Alqueries CF. El equipo compite este año en Primera Regional gracias al ascenso que logró la pasada campaña. Se trata, por tanto, de un jugador que conoce de primera mano esta liga: “Considero que tanto Primera como Segunda Regional son categorías más lúdicas. En ellas se pueden encontrar equipos y jugadores de bajo nivel futbolístico y con menos opciones de alcanzar el fútbol semi profesional”.

Por su parte, Héctor Rodríguez fue el entrenador del juvenil del CD Altura que participó en el Grupo 3 de Segunda juvenil en la temporada 2019/2020. Su experiencia en la categoría le ha servido para extraer conclusiones similares: “Es una liga que es vista como una oportunidad para divertirse y disfrutar. Es cierto que siempre hay algún equipo de nivel competitivo alto que tiene más aspiraciones, pero por lo general son equipos de pueblo o de barrio en los en los que se juntan grupos de amigos con el entretenimiento como único objetivo.

No obstante, pese a que no se aprecia un grado de competitividad elevado en la categoría, en cuanto a calidad futbolística no está tan lejos de la Primera Regional. Tanto entrenador como jugador coinciden que las diferencias entre ambas categorías no son muy grandes en lo que respecta al juego. Sin embargo, donde sí hay una divergencia notable es en el compromiso y en la seriedad por parte de los conjuntos.

Héctor Rodríguez señala: “Aprecio que en Segunda hay un nivel de compromiso mucho menor. Hay jugadores y equipos que tienen calidad, pero como están en esa categoría y solo buscan pasar el rato no explotan todo su potencial. En Primera la inmensa mayoría de equipos van a competir, lo que la hace más seria”.

El jugador del Alqueries CF destaca. “Como jugador de ambas categorías puedo decir que la diferencia en cuanto a calidad es pequeña. Pero en Primera hay más seriedad, no hay equipos que acudan a los partidos con 10 jugadores o que estén solo por pasar el rato. El hecho de que en Primera ya existan descensos implica que todos tengamos el objetivo de, al menos, no descender”.

El fútbol, dado que es un juego, siempre va a poseer un carácter lúdico, por reducido que sea. Por ello, siempre van a haber jugadores y clubes que quieran practicarlo de un modo plenamente recreativo y alejado de la competitividad. Parece complicado establecer medidas eficaces para aumentar el nivel de la categoría.

El ex técnico del juvenil alturano no ve claro que sea posible: “Es muy complicado de gestionar. No sé si incentivando a los equipos a que persigan objetivos deportivos se podría lograr”.

Por su parte, Héctor Megías opina que garantizando un mínimo de compromiso la categoría cogería otro color:” El nivel de la Segunda Regional podría mejorarse evitando la inscripción de equipos que terminan jugando por pasar el rato y acuden a los partidos con 10 u 11 jugadores y que no tienen ningún objetivo concreto. Estos conjuntos hacen que se pierda el espíritu competitivo. De todas formas, no podemos olvidar que se trata de la última categoría del fútbol juvenil, tampoco podemos pretender que exista un nivel alto en esta”.

Como posible solución, se ha planteado a ambos si creen que crear una división intermedia entre Segunda y Primera sería una solución para separar a aquellos combinados que solo conciben el balompié como un entretenimiento y aquellos que lo practican con un carácter verdaderamente competitivo. Sin embargo, no terminan de verlo como una medida útil.

Para el capitán del club alqueriero no es necesario: “No existe un gran escalón entre ambas, por lo que no me parece que la solución pueda estar ahí”.

Por su parte, el técnico del Alto Palancia tiene una visión similar: “Dudo de que hayan suficientes equipos para sostener una liga más.  Crear una nueva categoría implicaría que los grupos fueran más reducidos o con desplazamientos más largos. En ese aspecto no sé si sería conveniente.”

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta