¿Aumentan las lesiones en tiempo de pandemia?

El director médico de la Mutualidad en Andalucía, el Dr. Pérez Hidalgo, explica los posibles trastornos lesivos producidos en futbolistas durante la Covid-19. Artículo publicado en la web de Federación Andaluza de Fútbol que reproducimos en Castellón Base.

Tras el confinamiento y vuelta a los entrenamientos se están produciendo muchas lesiones en el mundo del fútbol y fútbol sala por la carga de partidos sin apenas entrenamientos. Se aplazó el inicio de competiciones, que después se reanudaron en un plazo de tiempo corto, con una alta acumulación de partidos. A consecuencia de ello, se ha producido un mayor porcentaje de lesiones.

 

AUMENTO DE LESIONES LIGAMENTARIAS:

LIGAMENTOS. Los ligamentos son estructuras de tejido colágeno que unen huesos, siendo su tarea básica la de estabilizar las articulaciones de manera pasiva, así como también cumplen la importante función de propiocepción. Están constituidos por: Células (Fibroblastos), Fibras de colágeno y proteoglucanos.

Los Fibroblastos son las células más abundantes y fabrican el colágeno en fibras.

Las Fibras adoptan una disposición en Paralelas, Oblicuas y Espiroidea (ligamento cruzado anterior de rodilla, LCA), siendo esta disposición específica para su función. Además, tienen también fibras elásticas más abundantes que en los tendones. Se fijan al hueso bien directamente o indirectamente con el periostio. Pueden ser intraarticulares, capsulares o extracapsulares. Tiene importancia ésta a la hora de su cicatrización o curación.

Las intraarticulares no curan. Las capsulares curan pronto por la buena irrigación. Las extracapsulares curan bien. Además, los ligamentos tienen terminaciones nerviosas que informan al sistema nervioso central sobre: la posición, el movimiento y el dolor. Esta pérdida ocasiona el incremento de lesiones recurrentes y/o asociadas.

 

LESIONES DE LIGAMENTOS.

Las lesiones de los ligamentos pueden ser agudas, por lo general, o sobreuso. Se producen o bien en el interior de las fibras o en el sitio de unión al hueso o por fractura avulsión (arrancamiento), cuando el ligamento arranca una porción del hueso.

Distintos factores que influye en la localización de la ruptura:

Niños: más susceptible son las fracturas por avulsión.

Adolescentes y adultos jóvenes: más frecuentes en el interior de las fibras.

Mediana edad: más frecuentes entre el hueso y el ligamento.

Mayores y ancianos: ligamentos fracturas por avulsión (Osteoporosis).

 

Según la lesión intersticial (en el ligamento)

Grado I (Leves): Daño a nivel microscópico con poco dolor local.

Grado II (Moderada): Daño parcial y dolor sin inestabilidad.

Grado III (Graves): Ruptura completa (hinchazón importante e inestabilidad).

 

La viscoelasticidad de los ligamentos es debida al fenómeno denominado PRECONDICIONAMIENTO, muy útil en la actividad deportiva. Tras un periodo de inactividad, los tejidos blandos se embeben de líquido intersticial. Durante las primeras actividades de fuerza este líquido se moviliza desde el interior de los tejidos por efecto mecánico. Por lo tanto, en los primeros ciclos después de la inactividad muestran mayor rigidez y fragilidad los ligamentos.

Tras la fase de calentamiento y actividad física, el comportamiento de los tejidos se vuelve más elástico. Mediante el entrenamiento se someten todos los ligamentos a distracciones y elongaciones de hasta más de un 4 por ciento sin llegar a lesionarse, recuperando estas elongaciones sin patología, saliendo el ligamento muy reforzado con las distintas maniobras, por lo cual son fundamentales los entrenos para potenciar la distracción y recuperación de estas elongaciones, haciendo además más efectiva la propiocepción de estos, por las continuas activaciones de las terminaciones nerviosas de los ligamentos al cerebro y así evitar posturas anómalas que pueden condicionar lesiones.

 

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta