Gomar (FFCV): «Ximo Puig es partidario de que haya público en las gradas» (carta abierta del President de la FFCV)

Carta abierta de Salvador Gomar. Presidente de la Federació de Fútbol de la Comunitat Valenciana. Gomar (a la derecha) en un programa de Castellón Base TV.

El otro día, paseando por el cauce del río, me detuve a ver un partido de rugby. Desde la valla del campo vi como jugaban unas chicas solas, a lo lejos, y a mi lado había unas seis o siete personas juntas animándolas. Eran sus padres y madres.

Aquella imagen me produjo una tristeza enorme. Primero, por el club y las chavalas, abocadas a ver a sus familias detrás de una reja.

Segundo, porque me confirma lo injusta que es la nueva norma, que provoca una situación mucho más insegura al prohibir de lo que se pretende evitar con la prohibición.

Y, en tercer lugar, porque me di cuenta de que todos los deportes están viviendo el mismo drama que veo a diario en el fútbol. Nos afecta a todos por igual.

El fútbol, como todos los demás deportes, no es el mismo desde el 26 de noviembre. Ese día, la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública publicó el decreto que niega el acceso de público a instalaciones deportivas en la Comunitat Valenciana.

Desde ese instante, en la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana comenzamos una campaña para hacer ver a la Generalitat lo incoherente que es esa medida.

Era fácil en teoría, los datos están de parte del fútbol. Según un informe del Ministerio de Sanidad, solo un 0,28% de contagios proviene del ámbito deportivo por un 30% de otras actividades, como ámbito social o laboral.

Es más, en los más de 17.000 partidos oficiales y amistosos que se han jugado desde septiembre en la Comunitat no se ha registrado un solo brote, con tan sólo un 5,4% de encuentros aplazados por positivos o presuntos positivos. Eso indica una cosa de forma contundente: que los protocolos funcionan.

Hemos demostrado, con la ayuda de todos los clubes, de los jugadores y jugadoras, de los y las técnicos y de los árbitros y árbitras que el fútbol es un entorno seguro en la Comunitat. Así lo hemos reflejado en la FFCV a través de la campaña #EntremSegurs.

Hace quince días mantuve una reunión con Ana Barceló, consellera de Sanitat, y así se lo transmití. De ella recibí un buen feedback. Tanto fue así que ella misma aseguró públicamente que revisarían la prohibición, con la fecha límite del 9 de diciembre.

También tenemos constancia de que el President de la Generalitat, Ximo Puig, se ha preocupado por este asunto y es favorable a aplicar la lógica y permitir el acceso.

Es insostenible ver a los padres apiñados en las vallas, encima de escaleras, cubos, camiones o troncos. Sabemos que cada partido de fútbol base se ha convertido en una aventura, con familiares recorriendo las instalaciones visitantes unos días antes para averiguar por qué resquicio podrán ver a sus hijos el día en el que juegan. Es una imagen perjudicial para la Comunitat Valenciana y está en la mano de la Generalitat hacerla desparecer.

También es alarmante la situación de muchos clubes humildes que ha provocado este decreto de la Conselleria. Para ellos la entrada de 100 o 200 personas en un aforo de 2.000 es vital para su supervivencia. Esos pequeños ingresos de taquillas o de rifas en el descanso son como los derechos de TV para un club de Primera División. Clubes, algunos de ellos casi centenarios, invitados a la desaparición.

Mientras tanto, hemos visto como se permite un aforo del 50% en teatros, cines, zoológicos, centros recreativos… y vemos abarrotados los centros comerciales con las compras navideñas. No tiene sentido persistir en la incoherencia.

Un campo de fútbol, con una superficie de unos 10.000 metros cuadrados al aire libre, es un lugar idóneo para que la gente acceda con todas las medidas sanitarias pertinentes: control de temperatura, distancia entre asientos, registro de entrada, itinerarios de entrada y salida… Los clubes de la Comunitat están dispuestos a realizar un gran trabajo para asegurar de nuevo el éxito de los protocolos. Se está más seguro dentro que fuera.

La Generalitat Valenciana ha de saber, como así nos consta, que replantear la medida es un paso adelante y no uno hacia atrás.

A mi me gusta el fútbol, quizá en exceso. También amo el deporte como lenguaje universal que es y transmisor de valores positivos. Por eso, esas chicas jugando a rugby solas en el río con sus padres y madres subidos a una valla me llega al corazón. Esta situación no se puede mantener ni un fin de semana más.

Es el momento de que la Generaliat Valenciana, a través de su Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, aplique con el deporte el criterio que aplica con otras actividades. Estoy convencido de que se ha puesto en el lugar de toda esa gente y de que dentro de poco se podrá volver a entrar en las instalaciones deportivas.

Carta abierta publicada en el diario Las Provincias.

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta