El 11 de marzo se cumple un año del primer aplazamiento del fútbol base por Covid-19

La Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana comunicaba el 11 de marzo de 2020 la suspensión todos los actos previstos y todas las competiciones territoriales debido a la crisis del COVID-19. Y curiosamente un año después, el próximo jueves 11 de marzo de 2021, puede adoptarse la decisión de reanudarse todas las competiciones tras los parones de este año si así lo estima conveniente la Mesa Interdepartamental de la Generalitat desde el lunes 15 de marzo.

La decisión de la FFCV se adoptaba como consecuencia de la última circular de la RFEF, en la que se recomienda explícitamente la suspensión de todos los partidos, así como de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. La Comisión Delegada de la Asamblea
de la RFEF, reunida con carácter de urgencia, adoptaba todo un conjunto de medidas entre
las que se incluían:
– Que todos los partidos de las Competiciones de Fútbol y Fútbol Sala de Ámbito Estatal
no profesionales quedarán suspendidas a partir de hoy mismo por el plazo de dos
semanas.
– Que todos los partidos de las Competiciones de Fútbol y Fútbol Sala de Ámbito
Autonómico en todas las disciplinas y en todas las categorías se recomienda a las
Federaciones Territoriales que adopten la decisión que consideren más oportuna en
función de las circunstancias en cada territorio y siempre y en todo caso, de común
acuerdo con las autoridades sanitarias y deportivas de cada Comunidad Autónoma. No
obstante, la RFEF aconseja la suspensión de todos los partidos durante el plazo de dos
semanas.

Aquella suspensión adoptada un miércoles 11 de marzo iba a tener una duración inicial de dos semanas, sujeto a los cambios que nos aconsejen en cada momento las autoridades sanitarias y deportivas. El tiempo vino a demostrar que no era una cuestión de dos semanas sino que desgraciadamente el Covid-19 acabó con la vida de millones de personas en todo el mundo y la paralización de numerosas actividades con confinamiento incluido de la población.

Como es lógico, el fútbol base ya no regresó a la competición y la temporada se suspendió de manera definitiva, practicándose únicamente ascensos y disputándose el play off de ascenso a Preferente Aficionados en el mes de julio. Fue la única categoría que se reanudó en el fútbol no profesional. Se jugó en fase única en L’Alcudia del 15 al 26 de julio. El fútbol profesional concluyó disputando todas sus jornadas desde el 8 de junio; la Segunda B disputó su play off en sede única con los equipos clasificados en el momento de la suspensión de la liga regular y en Tercera División, lo mismo con fase única territorial.

De esta manera concluyó oficialmente la temporada con tres equipos ascendidos sobre el terreno de juego de Preferente Aficionados a Tercera. Hubo clubs que aún reanudaron sus entrenamientos en junio para ya despedirse hasta septiembre. Antes el 29 de julio la Federación publicaba la circular sobre la inscripción de equipos para esta temporada; el 3 de agosto para la celebración de amistosos; el 8 del mismo mes para las competiciones de Fútbol 8, así de manera sucesiva se producían decisiones federativas que invitaban al optimismo y que posteriormente se reflejó en el inicio de las ligas.

La nueva temporada comenzó con con normalidad hasta el día de Reyes del presente año cuando se decidió por parte de la Generalitat Valenciana suspender las ligas de Fútbol 8. El temporal Filomena coincidió con el primer fin de semana con liga programada en enero por lo que esta jornada fue suspendida. Posteriormente, la Federación Valenciana de Fútbol, dado el terrible impacto de la tercera ola en la Comunitat, pospuso también las ligas de Fútbol 11 hasta el pasado 25 de febrero cuando por resolución de la Generalitat Valenciana se ha dado regreso a la actividad oficial en las denominadas categorías prenacionales (Preferente Aficionados, Preferente Juvenil y Autonómica Femenina). Las competiciones nacionales (División de Honor Juvenil y Liga Nacional) están jugándose con normalidad al disponer de los medios suficientes para la detección de casos Covid-19.

¿Y ahora qué?

El fútbol base valenciano respira y suspira por regresar. La situación de la pandemia ha mejorado y, además, las instalaciones deportivas municipales han abierto sus puertas por decisión de los propios ayuntamientos. El cierre impedía el desarrollo normal de las competiciones con numerosos aplazamientos.

Esta semana próxima, seguramente, la Generalitat decidirá al respecto.  Seguramente el jueves se reunirá la Mesa Interdepartamental para evaluar si levanta las restricciones aprobadas el pasado 25 de febrero. Muchas comunidades han regresado en su totalidad a las competiciones y otras como Cataluña aún espera el visto bueno de la Generalitat para reanudarlas en Fútbol 7, infantil y cadete. Los entrenamientos en la Comunitat han regresado en su totalidad tras decretarse la apertura de las instalaciones deportivas. Eso sí, con ciertas limitaciones en Fútbol 8, con grupos reducidos de cuatro jugadores.

De momento la Federación tiene esperanzas de que el fin de semana del 20-21 de marzo regresen todas las competiciones, incluso, concluirlas como en las que se reinician el 13-14 de marzo, es decir, a doble vuelta y eliminatoria de ascenso. Los datos de la pandemia invitan al optimismo.

El presidente de la Federación Valenciana de Fútbol, Salvador Gomar, de nuevo se ha pronunciado este fin de semana a través de las redes sociales y desde su cuenta de twitter tras insistir en que el «El deporte ES seguro porque eso es algo que siguen demostrando los números».

El dirigente, por tanto, ha planteado que todas las competiciones de la Federación Valenciana de Fútbol tengan la autorización de la Generalitat para su disputa a partir del próximo 15 de marzo cuando está contemplado que se levanten alguna de las restricciones.

Este es el tweet de Salvador Gomar.

#JuguemSegurs

 

 

 

 

 

 

 

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta