El fútbol base de los pequeños municipios

Javier Andrés Plaza

El fútbol base es el inicio de la carrera deportiva de cada jugador de fútbol, es como la Educación Primaria para los estudiantes. En esta etapa futbolística es donde una persona se forma como jugador de fútbol y donde aprende los automatismos futbolísticos necesarios para dar el salto al fútbol 11, al fútbol de verdad.

El fútbol es como la vida, hay que ir quemando etapas a su debido tiempo hasta llegar a formarte por completo. El fútbol base es la etapa más importante en un jugador debido a la edad de aprendizaje en la que se encuentra. Los niños son como esponjas que absorben toda la información que escuchan y ven.

Muchos niños comienzan a jugar al fútbol pasados los 10 años y eso hace retrasar la mejora de un jugador. Nunca es tarde para practicar un deporte como el fútbol, pero una persona que no pasa por todas las categorías que hay de futbol -desde prebenjamín hasta juvenil- le cuesta más adquirir conocimientos tácticos y técnicos. Es como el que no ha ido al colegio nunca y lo meten en 6º de primaria. Esa persona no tiene hábitos de estudio ni una base de conocimientos que le permita comprender lo que estudia.

El fútbol no es el mismo en todas partes. España goza de las mejores canteras de futbolistas del mundo. A pesar de eso, entre las propias comunidades del país hay muchas diferencias de nivel y de oportunidades. El fútbol base no es el mismo en la capital de Valencia que en los pueblos de interior. Incluso no es lo mismo en Vila-real por albergar un club profesional que en Castelló capital y ya no hablamos si comparamos con los municipios más pequeños. La cantidad de escuelas y equipos que hay en una ciudad no es comparable a los que puede haber en municipios pequeños lejanos a la capital de la provincia.

El fútbol base de pueblo es totalmente diferente al fútbol base que conocemos. Los niños no tienen tan a mano el poder apuntarse a una escuela de fútbol. Muchos de ellos tienen que apuntarse al equipo de otro pueblo porque en su municipio no hay escuela o si quiera campo de fútbol. Otro caso puede ser el de Gilet, un pueblo de Valencia que hasta la temporada pasada disponía de un campo de fútbol de tierra donde solo disputaba los partidos el equipo amateur, único equipo del pueblo.

Cualquier niño de Gilet que deseara apuntarse a algún equipo de fútbol debía de buscar fuera del pueblo. Los municipios más cercanos con escuelas de fútbol son Sagunto o Puzol, que cuentan con diferentes equipos. Hoy, el pueblo de Gilet ya puede disfrutar de un campo de césped artificial y de una escuela de fútbol base. Lo que hace años parecía una utopía hoy es una realidad. En menos de un año se ha conseguido crear una escuela que tiene equipos desde querubín hasta veteranos, teniendo mínimo un equipo por categoría. Esta situación trasladada a la provincia de Castellón podría equiparse al club comarcal de Renomar Els Ports que ofrece la posibilidad de jugar a fútbol a equipos de distintos municipios con equipos aficionados pero no con escuelas de fútbol. Y, de hecho, ahora también reclaman un campo de fútbol con césped artificial para no sufrir las molestías derivadas del mal tiempo.

El fútbol base en un municipio pequeño es diferente al resto. La mayoría de los jugadores son del pueblo. Imagina ir a clase con tus amigos y jugar en el mismo equipo representando a tu pueblo, eso pasa en Gilet. Los que no son del pueblo, muchos de ellos son de pueblos cercanos que ven en Gilet un proyecto deportivo de futuro. Ahora las opciones para elegir equipo crecen, ya que por proximidad geográfica muchos jugadores se ven limitados.

Eso puede llevar a que los jugadores de los equipos de pueblos o municipios pequeños tengan menos nivel que los de equipos donde hay más habitantes o más tipos de escuela donde elegir. Al fin y al cabo, la mayoría de los jugadores buscan equipos cercanos a su lugar de residencia. Eso hace que muchas veces los equipos menores dispongan de un nivel más bajo al resto, lo que se pueden traducir en goleadas.

Otro aspecto que puede perjudicar es la diferencia de edades en equipos. Muchas escuelas cuentan con varios equipos por categoría, lo que hace que se puedan separar por edades. Las escuelas que cuentan con solo un equipo disponen de jugadores de diferentes edades, lo que puede provocar una diferencia notable de físico respecto al rival.

Los padres es otro de los temas que más influyen los hijos. Los padres son imprescindibles para que sus hijos puedan practicar este deporte que requiere de responsabilidad y compromiso. Entrenamientos dos días a la semana más el partido el fin de semana. Pero, la actitud de los padres también puede perjudicar a los hijos. Muchos de ellos usan el fútbol para amenazar a sus hijos para que cumplan con sus obligaciones.

Las notas en el colegio es uno de los principales motivos por los que muchos niños dejan de asistir a un entrene. Estar enfermos es otro motivo. Muchos niños desean jugar a pesar de tener fiebre o algún tipo de enfermedad, incluso si tienen algún evento puntual como puede ser una boda o una comunión. Los padres tienen la potestad de sus hijos y muchas veces cometen actos que les perjudica.

No menos importante es la figura del entrenador. El entrenador es la persona que más interactúa con los niños. El entrenador es el que enseña y el que intenta que aprendan lo que se les enseña. Es como si fuera un padre y un profesor a la vez. Todo lo que aprendan hoy les servirá en un futuro. Ya no hablo de conceptos futbolísticos, sino de disciplina, compromiso, compañerismo, respeto, etc.

El fin del fútbol y del deporte en general tiene que ser disfrutar con lo que haces, nada más. Ningún niño juega para ser profesional. Tampoco juegan para hacer ricos a sus padres. Como dijo Iniesta, se juega para ser feliz, no para ganar nada.

lexus

Dejar respuesta

Por favor escribir tu comentario:
Please enter your name here