El fútbol base se ha convertido en un gran negocio

Artículo publicado por el CD San Lorenzo Castellón

Llega final de temporada después de una larga competición con la liga, torneos, entrenamientos (a partir de alevines 3h/semana) donde hay equipos que han ganado una liga, otros han quedado últimos (gran esfuerzo y compañerismo entre los mismos), otros en la parte alta y otros en la parte baja, pero todos con ilusión de haber competido con sus amigos y amigas y de haber jugado todos los partidos. A todo esto se le suma la preparación de la siguiente temporada (todo el estrés y la preocupación que tiene para cuadrar equipos y jugadores y jugadoras) con las renovaciones y las altas nuevas, confección de las plantillas para que todos los equipos puedan «competir»  al nivel adecuado que tienen los niños/as y así puedan continuar con su formación y disfrutar del deporte.

Tras todo lo acontecido durante un año, con cartas y más carta de «clubs» para que diferentes jugadores y jugadoras vayan a probar a canteras de élite y otras de carácter provincial, terminando de hablar con padres, madres, entrenadores, departamentos de captación a las 23:59h de la noche, el club siempre dispuesto a colaborar con estas escuelas de élite porque para los niños y niñas es siempre bonito poder vestir la camiseta de equipos de primera división. Estás escuelas de élite siempre que van a abordar un «fichaje» (entendemos por «fichaje» cuando el niño o niña no paga nada, o si es en edades más avanzadas les ofrecen residencia y están becados por los estudios) siempre está consensuado con el club de formación.

Después de todo esto llega junio y a pesar de todas las cartas recibidas por clubs de élite, llegan los clubs provinciales (entendemos por clubs provinciales aquellos clubs que son «iguales» que el nuestro, se supone equipos de «formación» (si cierran «fichajes» que antes no te interesaban es porque la formación de otros sitios es mejor)) cerrando fichajes en los pasillos de un instituto, llamando a jugadores (por cierto menores de edad) después de haberse comprometido con un club obligando a quedar mal a la escuela con la cual se había comprometido (porque ya habían pedido y pagado una ropa y la preinscripición) y lo mejor es que les hacen ver que es como una oportunidad para llegar a equipos superiores. También hay clubs que a través de jugadoras intenta convencer a otras como si ellos no supieran nada, algo lamentable pero cierto. Lo mejor de todo, es que nadie sabe nada.

Volviendo al tema del negocio, todas estas llamadas y «acuerdos» de contrato se hacen para literalmente rellenar plantillas porque de aquello que les comentan a los padres y madres que van a jugar en la línea A (se supone la más competitiva de la escuela) y luego resulta que acaban en una 2ª línea o incluso 3ª pero tú ya has pagado cuando te sitúan en estas líneas y ya has dicho que no continuas en tu escuela de formación (en la cual han tenido reuniones trimestrales, un trato directo y infinidad de cosas que no podría explica en un texto) y a veces, lo mejor de todo, es la versión equivocada que se han llevado esos padres y madres de las reuniones con su nuevo club.

Realmente a lo que están entrando los padres y madres es ir a escuelas que temporada tras temporada no sabes si vas a seguir o no (escuelas sin ser de élite, recordamos que las canteras (siempre hablamos de 1ª división) de clubs profesionales hay una clara apuesta por los equipos de base para que lleguen al fútbol profesional o semiprofesional en las líneas competitivas, el resto de líneas son «sociales» donde no hay fichajes y la propia escuela reconoce que no «citan» a ningún jugador o jugadora si no es para la primera línea) independientemente de lo que el niño/a, padre o madre quieran. Al final es un problema social, porque muchas veces los «cazatalentos», departamentos de scouting, ojeadores (o como se llamen ahora) o directamente entrenadores que solo quieren reforzar su equipo y van de campo en campo intentando atraer al jugador o jugadora que ellos creen conveniente diciendoles lo que quieren escuchar ya sea a niños/as o a los padres y madres.

El problema real está en que estamos tratando el fútbol base como el fútbol profesional (no creo yo que haga falta fraguar un fichaje como si fuera Cristiano Ronaldo) y tenemos que recordar que los jugadores y jugadoras de fútbol profesional reciben un sueldo por desempeñar esa función y en el fútbol base los padres y madres pagan una cuota para que su hijo/a practique un deporte que incluye: formación (entrenador/a titulado), ropa, entrenamientos y competición. Llega el mes de mayo y hay padres que están esperando a que los llamen, solo sea para que sus hijos/as prueben en otro sitio para que los vean por si hay alguien mirando… Totalmente surrealista.

Todo esto llega en la supuesta «modernización» de fútbol base. Esto se ha hecho toda la vida (lees infinidad de artículos sobre esto y los correspondientos comentarios en las redes sociales) y es verdad, pero antes se hacia y las cuotas eran insignificantes, ahora las cuotas son de 500€, 600€  o incluso 700€ para jugar una temporada (que no lo veo ni caro, ni barato pero si tu vas y buscas eso), de verdad ustedes se creen que si su hijo o hija tiene un potencial verdadero como el que os quieren hacer creer, no vendría el Levante UD, Villarreal CF, Valencia CF, Real Betis Balompie, o cualquiera de las otras canteras con un potencial económico brutal y se llevarían a vuestro hijo o hija totalmente becado?

Creéis que su departamento de scouting no «peina» todos los campos de fútbol de la provincia, de la comunidad, de la peninsula, de las Baleares, de las Canarias o del extranjero? Pues sí que lo hacen.

¿Habéis visto alguna entrevista de cuantos «grandes» futbolistas no han llegado a la élite y se han quedado por el camino por un motivo u otro?

Todos los niños o niñas que empiezan en una cantera es para llegar a la élite: el próximo día lo harás mejor, los resultados han de ser inmediatos y los niños, niñas, adolescentes sufren cuando no les salen las cosas, no les renuevan o infinidad de cosas que desconocemos en el día a día de las canteras. A veces un simple cambio de director deportivo implica que todos los «fichajes» que había hecho su predecesor se van a la calle, y no porque sean peores, sino porque la política ha cambiado.

Como reflexión final, creemos que las cosas llegan cuando tienen que llegar y el proceso formativo (no implica ganar ligas) es fundamental, nuestro trabajo como escuela es reconocido cuando escuelas como las anteriormente citadas te convocan jugadores y jugadoras y te felicitan por la comprensión que tienen del juego, la toma de decisiones o el criterio que implica realizar bien tareas nuevas en un ambiente totalmente desconocido o nuevo. Y a lo mejor no es el perfil o no mejoran lo que ya tienen, pero si te llaman y te felicitan.

Los padres y madres tienen la decisión de continuar o no en cualquier escuela, pero nuestro consejo es siempre que: no por ir de un sitio a otro tu hijo o hija va a tener más oportunidades de «triunfar» en este o en cualquier deporte.

Podría comentar muchos casos donde escuelas de fútbol base que les habían prometido mejorar y aquí podrás desarrollar más tus habilidades, y lo único que han hecho es enfrentarse a sus excompañeros y al final lo triste de todo esto es que no se deja trabajar en el fútbol base, porque criticamos a los «grandes» cuando los niños y niñas cambian de un equipo provincial a otro de caractrísticas similares, y tu programación individual para ese niño o niña se ve a medias.

Ojo, voy a hacer un matiz, y si cada escuela provincial se quedara en sus instalaciones correspondientes, hiciera un trabajo de marketing, un trabajo temporada tras temporada de formación, y las correspondientes mejoras formativas. ¿ No se vería una formación real y veríamos cada escuela en que escalafón estaría?

Se habla de Fútbol Base

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta