El histórico Vila-Sport FS regresa a Tercera División

Histórico, inolvidable, épico…podríamos empezar esta crónica con muchos adjetivos para contar y narrar lo vivido esta tarde en el Centro de Tecnificación de Vila-real, donde el Senior Vila-Sport FS ha logrado el tan soñado ascenso a Tercera División.

Un Tecnificación que fue una olla a presión. Una grada teñida de amarillo que animó, apretó, alentó y llevo en volandas una vez más a nuestro equipo. Una grada que festejó y disfrutó en comunión con el equipo esta cita histórica.

Arrancó fuerte el Sénior y en apenas 10 minutos ya ganaba 3-0. En el 2′ Iván Albiol abría la lata y de paso su portentosa exhibición personal. Jugada de contra con trallazo a la escuadra. En el 6′ Miquel centraba al segundo palo donde Was empujaba a la red el 2-0. En el 11′ era Wass quien llevaba la contra y cedía a Cata que a la media vuelta marcaba el 3-0.

STOP AL FOC

A falta solo de unos segundos para el final del primer tiempo, el visitante Jaume acortaba distancias anotando el 3-1. La segunda parte fue una noria de emociones, una locura. Un intercambio de golpes constantes. Donde se vio a dos equipazos sobre la pista, de poder a poder, de tú a tú.

El primero en dar fue Maristas Cullera, solo se llevaban unos segundos y de nuevo su capitán Jaume apretaba el electrónico con el 3-2. Los locales respondieron con otro golpe. Rápida contra de Was que servia en bandeja a Iván el 4-2. Y otra vez apareció Jaume, el mejor de su equipo hoy para firmar el 4-3.

El resultado era muy peligroso, un empate a goles beneficiaba a los valencianos. Poco duró la igualdad. Iker recogió un balón en la izquierda, se marchaba de su defensor y soltaba un latigazo al palo corto imposible para el meta visitante. Era el 5-3.

En el minuto 33 era expulsado con roja directa el visitante Joan Castelló por una agresión. El Sénior no pudo sacar provecho de la superioridad. Quedaban cinco minutos y Maristas Cullera se jugaba la baza de portero-jugador, no le quedaba otra que arriesgar. Y no le salió bien.

En su primer ataque Iván anotaba el 6-3 a puerta vacía. El partido se rompió en un minuto. En otro fallo visitante Was llegaba antes que el defensor para empujar a la red el 7-3. Y Ayupi robaba el balón y anotaba a puerta vacía el 8-3. El partido parecía sentenciado a falta de tres minutos.

Pero aúm quedaba el último gol de la tarde. Otro golazo de Iván que firmaba su poker de dianas con otra obra de arte. Robaba el balón en defensa y tras correr toda la pista, encaraba y batía al meta valenciano con una preciosa vaselina.

Con el 9-3 era hora ya de festejar, hasta que sonó la bocina señalando el final del partido y el comienzo de la fiesta. Una fiesta que se desató dentro y fuera de la pista. No era para menos, un ascenso bien vale una gran celebración.