El TSJ autoriza hasta el 31 de enero pedir el pasaporte Covid en las zonas donde se consuma bebida o comida en instalaciones deportivas

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha autorizado la prórroga hasta el próximo 31 de enero de la exigencia del llamado ‘pasaporte Covid’ para acceder a los lugares donde ya era obligado presentarlo, así como su ampliación a toda la hostelería y restauración, independientemente del aforo, y a otros establecimientos como gimnasios o cines, circos, instalaciones deportivas y sedes festeras en los que se consuma bebida o comida.

Estas disposiciones se hallan contenidas en la resolución de la Conselleria de Sanidad Universal fechada el pasado 21 de diciembre y entrarán en vigor a las 0:00 horas del día siguiente al de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV).

El Tribunal considera que la prórroga de la medida en aquellos espacios donde ya era obligatorio presentar el certificado Covid está justificada por la evolución de la pandemia.

Igualmente, su ampliación a nuevos establecimientos y espacios resulta “idónea, necesaria y ponderada o equilibrada, en tanto se derivan de ella más beneficios o ventajas para el interés general que perjuicios sobre otros bienes o valores en conflicto”, precisa la Sala.

Dicha ponderación de intereses en conflicto -como recuerda el auto de la Sala-, ya ha sido examinada por el Tribunal Supremo, que ha calificado la exigencia del ‘pasaporte Covid’ como una limitación “tenue” de determinados derechos fundamentales que, al ser enfrentada con la “poderosa presencia” de otros como la vida o la protección de la salud “aporta una justificación objetiva y razonable para su adopción”.

Situación descrita en la Comunitat

La situación epidemiológica ha empeorado de forma muy significativa desde el último informe hace solo 3 semanas. Nos encontramos en una nueva onda epidémica con un ritmo de crecimiento exponencial. Todos los indicadores de nivel de transmisibilidad muestran este empeoramiento apuntando a una alta circulación del SARS-CoV-2. La incidencia acumulada a 14 días y a días se ha cuadriplicado. La proporción de positividad se ha duplicado. El número reproductivo básico se mantiene por encima de 1. Todo ello es indicativo que la epidemia está sin control y que seguirá creciendo en los próximos días. El sistema sanitario presenta indicios de saturación y puede llegar a desbordarse si continúa la tendencia exponencial. Aunque el impacto de la epidemia sobre la gravedad es mucho menor que en los anteriores periodos pandémicos, gracias a la vacunación, el alto número de casos empieza a repercutir sobre el sistema asistencial. La hospitalización y el número de personas ingresadas en UCI se han incrementado un 135,38% y 183,01% respectivamente de manera que la capacidad hospitalaria se sitúa en riesgo medio para la hospitalización y riesgo alto para las UCI. En Atención Primaria, los casos sospechosos atendidos suponen un 79,3% más que hace 3 semanas. En Salud Pública se hace del todo imposible el rastreo de todos los casos.

Justifica el informe que las actividades de más riesgo son aquellas que se realizan en los interiores, especialmente en aquellos lugares en los que no se puede hacer un uso continuo de la mascarilla; esto es, los establecimientos donde -por su idiosincrasia- es imposible el uso permanente de la mascarilla, como los establecimientos de hostelería, restauración y ocio nocturno, que son actividades donde se concentra el riesgo; riesgo que, obvio es decirlo, es igualmente predicable de los eventos que supone aglomeraciones o concentraciones de
personas (por conocidas razones, entre las que cobra especial importancia la acumulación de personas y la dificultad de mantener la distancia personal). En los hospitales se agrupan varios factores que aumentan el riesgo de transmisión del virus, pues en ellos se establecen contactos
próximos y prolongados entre los pacientes y las visitas (en ocasiones en habitaciones compartidas con otras personas ingresadas) y -como en el caso de las residencias- se encuentra la población más vulnerable, amen de que los pacientes suelen tener disminuida la inmunidad consecuencia de la entidad nosológica que les ha llevado a la hospitalización.

Por otra parte, el informe epidemiológico también aporta datos científicos que avalan no sólo que
el riesgo de infectarse es menor entre vacunados que en no vacunados, sino que también, en
caso de infección, la transmisión de la Covid-19 entre personas vacunadas es mucho menor;
esto es, en caso de infección, la tasa de ataque secundaria de los casos “Covid vacunados” es
inferior a la tasa de ataque secundaria de los casos “Covid no vacunados”.

lexus

Dejar respuesta

Por favor escribir tu comentario:
Please enter your name here