El Villarreal CF «regala» al municipio un pabellón para toda la ciudad

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha destacado hoy durante su visita al nuevo pabellón polideportivo Joan Baptista Llorens que «la colaboración entre el Ayuntamiento, el Villarreal CF y la orden de Padres Carmelitas ha hecho posible que esta nueva infraestructura sea ya una realidad a coste cero para las arcas municipales». El alcalde ha estado acompañado por el presidente del Villarreal CF, Fernando Roig, y el responsable de la orden de Padres Carmelitas en Vila-real, el padre David Oliver, además del concejal de Deportes, Javier Serralvo, el concejal de Territorio, Emilio M. Obiol, técnicos municipales y representantes del Villarreal CF, del colegio Virgen del Carmen y de la empresa constructora DFC Alviben.

El nuevo pabellón ha sido construido en una parcela de 3.000 metros cuadrados situada junto al colegio Virgen del Carmen, a pocos metros del Estadio de la Cerámica. La obra ha tenido un coste de 1,7 millones de euros, asumidos íntegramente por el Villarreal CF a través del convenio suscrito con el Ayuntamiento en junio de 2016 para el derribo del antiguo pabellón y la urbanización de una plaza diáfana junto al Estadio de la Cerámica. Asimismo, el consistorio rubricó en agosto de 2018 un acuerdo con la orden de Padres Carmelitas para la cesión del terreno, también sin coste alguno para las arcas municipales, a cambio de que el colegio Virgen del Carmen pueda hacer uso del nuevo polideportivo en horario lectivo ya que se ubica junto al recinto de este centro escolar.

Benlloch ha señalado que contar con esta nueva infraestructura resulta especialmente importante en este momento para asegurar la oferta deportiva del Servei Municipal d’Esports en las condiciones que marca la nueva normalidad, así como hacer posible la práctica deportiva para los 350 alumnos del colegio Virgen del Carmen. «Será un pabellón para toda la ciudad pero que también disfrutarán los alumnos y alumnas de este centro, fruto del acuerdo entre las tres partes», ha insistido el primer edil, quien ha agradecido la colaboración de ambas instituciones. «Con el Villarreal CF tenemos una colaboración permanente y nuestra ciudad no se entendería sin el club, que se ha hecho cargo de los 1,7 millones de euros que ha costado el nuevo pabellón, más moderno y con todas las dotaciones necesarias», afirma Benlloch, quien también valora «la apuesta de los Padres Carmelitas por dejar un legado para la ciudad con la cesión del terreno, en una ubicación excelente, junto a la calle Ermita, en el mismo barrio en el que estaba el antiguo pabellón». «Vila-real cuenta con 5 pabellones, tres piscinas cubiertas, 17 campos de fútbol, algo que pocas ciudades en Europa tienen, y en nueve años hemos multiplicado por tres los metros cuadrados de instalaciones deportivas gracias a nuestra apuesta como Ciudad del Deporte», recuerda.

Fernando Roig ha subrayado que el proyecto «es un ejemplo de cómo tres entidades, dos privadas y una pública, se han unido para hacer posible una nueva infraestructura para el municipio» y ha apuntado que «ojalá sirva de ejemplo para muchos políticos de España y que pierdan el miedo a la colaboración entre lo público y lo privado».

El padre David Oliver ha manifestado su satisfacción por contar con esta instalación «cuyo uso será compartido con toda la ciudad» y ha valorado que «hemos sido capaces de ponernos de acuerdo pensando en las personas, en el bien común».

La instalación ocupa un total de 2.577 metros cuadrados construidos. La planta central del edificio alberga una pista polideportiva de 1.600 metros cuadrados, con tres filas de gradas, dos vestuarios para equipos, dos vestuarios para árbitros y dos lavabos para el público. En la primera planta, que ocupa casi 500 metros cuadrados construidos, se han habilitado dos aulas polivalentes. Además este espacio es totalmente accesible ya que se ha instalado un ascensor y se ha construido siguiendo criterios de sostenibilidad.

Más instalaciones para toda la ciudadanía

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha anunciado  que el Ayuntamiento abrirá a partir de septiembre el nuevo pabellón Joan Baptista Llorens y la piscina Aiguasalut para poder seguir garantizando la oferta deportiva del Servei Municipal d’Esports (SME) y la actividad de los clubes con las condiciones de espacio y garantías de prevención que establece la normativa por la crisis sanitaria. El alcalde ha explicado que inicialmente se barajó la posibilidad de aplazar a 2021 la apertura de dichas instalaciones debido a la situación económica del Ayuntamiento, que en 2020 cuenta con un millón de euros menos de presupuesto que en 2019 y que ya suma más de 1,5 millones de imprevistos por la crisis de la COVID-19. Pero, atendiendo a la normativa dictada por la Generalitat en relación a la apertura de instalaciones, y a raíz del estudio realizado por el SME sobre la necesidad de espacios para adaptarse a las condiciones de la nueva normalidad, «hemos visto que para prestar el servicio deportivo a usuarios y clubes y poder presentar una guía deportiva en condiciones para la nueva temporada, cumpliendo con los requisitos de la situación sanitaria actual, necesitamos abrir en septiembre ambas infraestructuras si queremos permitir las actividades deportivas que veníamos realizando, que entrenen nuestros clubes y que no pierdan sus oportunidades de competir». «No podemos permitir que se pierda todo el trabajo realizado en estos 9 años y que ha situado a Vila-real como una ciudad referente en el deporte y la salud».

Benlloch recuerda que el nuevo pabellón Joan Baptista Llorens, construido por el Villarreal CF gracias al convenio para derribar el antiguo polideportivo y urbanizar la plaza del Estadio de la Cerámica, no sólo servirá para continuar con la realización de actividades «y seguir impulsando nuestra marca como Ciudad de la Salud y el Deporte» sino que también dará servicio al colegio Virgen del Carmen. Cabe recordar que el pabellón se ha construido en una parcela de 3.000 metros cuadrados cedida por la comunidad de Padres Carmelitas, a quien el alcalde ha agradecido de nuevo su colaboración, de manera que «estará a disposición del centro escolar en horario lectivo, lo que facilitará también una mejor organización de la actividad docente con las garantías de seguridad sanitaria». El primer edil ha querido agradecer también al Villarreal CF que asumirá de momento los gastos derivados de suministro eléctrico mientras se realizan los trámites por parte del Ayuntamiento.

En cuanto a la piscina Aiguasalut, Benlloch ha explicado que se abrirá con las condiciones y restricciones que marca la normativa sanitaria y será un servicio fundamental para ofrecer terapias acuáticas a los usuarios del centro de educación especial, a los niños y niñas con capacidades especiales; además, se pondrá a disposición de los centros escolares y se utilizará también, en colaboración con el Departamento de Salud de La Plana, para actividades de rehabilitación y terapias acuáticas. También el SME hará uso de esta piscina para actividades con mayores.

«Con esta apertura, Vila-real contará con cinco pabellones polideportivos y tres piscinas cubiertas», subraya el alcalde, quien recuerda que en los últimos nueve años «hemos multiplicado por tres los metros cuadrados de instalaciones deportivas, los socios del SME han pasado de 4.800 a 8.000 en cinco años y hemos impulsado y tejido una alianza con las empresas del sector que ha hecho aumentar la cifra de gimnasios privados de 3 a 17». La ciudad cuenta con 62 clubes deportivos y en 2019 se organizaron 120 eventos deportivos, «lo que da cuenta de la entidad que tiene el deporte en Vila-real».

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta