¿Es recomendable tomar naranjas antes y después del ejercicio?

La fruta es beneficiosa en casi todos los contextos imaginables. Partiendo de esa premisa, hemos de convenir que la recomendación de su consumo siempre será acertada. Pero, ¿son buenas todas las frutas en todos los escenarios? Por ejemplo, ¿es adecuado consumir naranja antes y después de la práctica del ejercicio? Sobre ello vamos a hablar en este artículo.

 

Es cierto que todas las frutas contienen azúcares que aportan energía antes del entrenamiento, por lo que el consumo de naranja, dependiendo de qué tipo de ejercicio se realice, no está necesariamente desaconsejado. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que no todas las frutas contienen el mismo índice glucémico, un valor que representa el tiempo que tarda en aparecer en forma de glucosa en la sangre para su metabolización.

Las frutas con menor índice glucémico son más recomendadas para el consumo previo al entrenamiento, ya que así conseguiremos rendir mucho más durante el ejercicio, puesto que la glucemia acumulada debe de ser de alimentos que hemos comido bastantes horas antes del ejercicio. En ese sentido, las naranjas, que contienen un alto I.G., son plenamente recomendables solo cuando el ejercicio no se va a extender durante demasiado tiempo.

La cosa cambia radicalmente cuando termina el entrenamiento pautado: ahí sí hay un momento para la naranja como protagonista necesaria. La ingesta de la glucosa que proporciona la naranja tras una jornada de entrenamiento aporta a los músculos la energía rápida que necesitan para su recuperación, proporcionando además la hidratación que se ha perdido durante el esfuerzo.

Además de los beneficios mencionados, la naranja cuenta con altas concentraciones de vitamina C y sustancias con actividad prebiótica, por lo que favorecen la inmunidad de nuestro organismo protegiéndolo de procesos víricos leves en situaciones de debilidad o de esfuerzo sostenido como el que hacemos durante el entrenamiento.

Pero las virtudes de la naranja no se acaban en el consumo de una o varias piezas tras el ejercicio, pues el consumo de zumo de naranja también es altamente recomendable para cerrar la jornada con los nutrientes necesarios en nuestro organismo. Así, el aporte de minerales que ofrece el zumo recompone la masa muscular y contiene nutrientes tan necesarios como el potasio. Los deportistas que mejor se cuidan emplean zumo de naranja mezclado con azúcares, bicarbonato y agua: se trata de la mejor bebida isotónica posible.

Artículo publicado en el Blog de Naranjas Torres, empresa colaboradora de Castellón Base

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta