Transición a Fútbol 11: Una nueva forma de relacionarse con el campo (por Iván Medall)

Todas las temporadas futbolísticas los niños que van a cumplir 12 años se encuentran con una nueva situación deportiva. Es un nuevo momento, llega el momento del paso a la modalidad de fútbol 11. El cambio de fútbol 8 a fúbol 11 no es un cambio más, se trata de una nueva forma de relacionarse dentro del campo. Todo lo aprendido durante 6 años, como máximo, en este momento no deja de ser una nueva oportunidad de establecer nuevos conceptos y criterios deportivos. Pocas son las similitudes entre una modalidad u otra, más allá del balón.

El primer cambio importante para los jugadores es la relación que se van a establecer entre ellos ya que pasan a ser 3 compañeros y 3 rivales más para cooperar dentro de un mismo espacio. Esto influye directamente en la distribución que van a hacer del espacio, que es otro de los elementos que cambia en cuanto a dimensiones, siendo en F11 mayor.

Uno de los cambios más llamativos y que influye directamente en el juego es la regla del fuera de juego. El cambio es radical ya que a pesar de que en F8 existe la regla, puede llegar a condicionar mucho el juego con balón y sin balón. En este nuevo periodo la regla influye en mucho más espacio por lo que beneficia la aparición de más espacios para el atacante y mayor posibilidades de defensa para el equipo sin balón. Los equipos que juegan a la regla en las categorías iniciales pueden ver como algunos jugadores necesiten más tiempo de adaptación a la regla en F11.

Todo ello, acompañado del perceptivo incremento de tiempo secuencial que se hace desde la categoría benjamín, pero con la dificultad de que ahora los cambios son definitivos y solo se pueden realizar cinco, incluyendo el portero. Esto genera una limitación mayor al funcionamiento del equipo ya que es muy poco probable ver cambios antes del descanso (min. 35) y obliga al entrenador a decidir sobre determinados jugadores (6 jugadores jugarán todo el partido). En relación a este ultimo aspecto, por lo general, las plantillas de F11 están integradas por más jugadores de los que permite la convocatoria federativa (16 jugadores en competiciones oficiales), por lo que también conlleva un nuevo cambio de perspectiva con los jugadores. En resumen, los jugadores pasan a tener un nuevo rol dentro del equipo y los entrenadores se deben encargar que ese rol no sea permanente en el tiempo ni que encasille al jugador. Todo ello compaginado con la competición y el estrés que generan los resultados en muchas ocasiones.

Por último, mención especial requieren los porteros que pasan de ocupar unas porterías más pequeñas a otras mucho más grandes, sobre todo, en altura, dificultando en los primeros meses sus intervenciones en el juego. También tienen que controlar mucho más el espacio que les permite actuar con las manos, así como la mencionada regla del fuera de juego que les condicionará a estar más concentrado en el juego para intervenir donde sus defensas no lleguen.

Por todo ello, los jugadores están en nuevo proceso de aprendizaje y les lleva a un descubrimiento continuo de sus habilidades adquiridas anteriormente pero que a partir de F11 van a cambiar. ¿Cuantos jugadores muestran unas determinadas caracteristicas en F8 y al paso de F11 cambian totalmente?

Para tratar de ir adquiriendo estos nuevos comportamientos es importante que el periodo de adaptación se integre lo antes posible y no solo se centre en el inicio de la nueva temporada ya que el proceso requiere de practica.

Artículo de Iván Medall. Director deportivo Fundación Albinegra CD Castellón. Castellón Base organiza esta temporada la III Liguilla Transición Fútbol 11 con la presencia de una veintena de equipos.

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta