Vitaminas para prevenir los resfriados y dónde encontrarlas

Estos días fríos de invierno se notan. En la cantidad de ropa que llevamos puesta, en el poco tiempo que pasamos en la calle, si no es por necesidad, y en el gasto de luz que hacemos en casa para mantenernos calentitos. También lo sentimos en nuestra salud, ya que la bajada de las temperaturas puede perjudicarla, si no nos abrigamos bien y tomamos platos de cuchara.

Uno de los principales resultados de no seguir estas indicaciones son los resfriados, que podemos ayudar a prevenir gracias a las vitaminas que nos aportan diversos alimentos frescos que podemos encontrar en nuestro supermercado de confianza.

¡Os contamos cuáles son los mejores para prevenir los resfriados y en qué productos encontrarlos!

Vitamina A. Cuando te resfrías a menudo en cuanto bajan las temperaturas puede ser sinónimo de que estás falto de esta vitamina, que cumple una importante función para evitar este problema de salud: regula la producción y la actividad de los linfocitos T, células inmunitarias necesarias para que los virus y las bacterias no perjudiquen demasiado a nuestro cuerpo. Esta sustancia se encuentra en alimentos grasos como huevos, pescado azul y lácteos enteros o en frutas y verduras de color verde como las espinacas y el brócoli o amarillo como la zanahoria o la calabaza, que aportan provitamina A, que se convierte en vitamina A al entrar en nuestro organismo.

Vitamina C. Algunos estudios científicos indican que una cantidad suficiente de esta vitamina influye directamente en la actividad de los linfocitos T y que puede ayudar a disminuir la frecuencia y duración de infecciones de las vías respiratorias. Las verduras, las hortalizas y las frutas frescas (como la naranja, la fresa, el kiwi, el mango o el tomate) son reseñables contenedores de vitamina C, lo que incita a seguir la ‘norma’ de las cinco raciones al día de estos productos.

Vitaminas del grupo B. Estas sustancias son muy importantes para prevenir los resfriados. Por ejemplo, las vitaminas B6, B12 y B9 participan en la formación de las proteínas implicadas en el sistema inmunitario. Además, la primera protege, sobre todo, el organismo de las personas de edad avanzada. Los alimentos que contienen B6 y B9 son los cereales integrales, las legumbres, el pescado, las verduras de hoja verde, los frutos secos y la levadura de cerveza, mientras que los productos de origen animal son ricos en B12.

Vitamina D. La carencia de esta vitamina está relacionada con el riesgo de sufrir infecciones respiratorias, ya que cuando los niveles de esta sustancia son bajos, las células que atacan el sistema inmunitario no se activan, por lo que no pueden movilizarse y actuar contra los agentes patógenos. El pescado azul, los huevos y los lácteos enteros son grandes fuentes de esta vitamina d, pero también es importante exponerse de manera moderada al sol.

Vitamina E. Es una gran protectora de nuestro sistema inmunitario como antioxidante natural que es, sobre todo, en el caso de personas mayores. Además, ayuda a reducir las infecciones respiratorias. Alimentos saludables como el aceite de oliva virgen, las aceitunas, los frutos secos, el germen de trigo, el aguacate y las verduras de hoja verde aportan gran cantidad de esta sustancia.

Artículo publicado en el Blog de Naranjas Torres, empresa colaboradora de Castellón Base

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta