Cómo controlar el aire acondicionado y su factura

Con un verano en el que las alertas por altas temperaturas y las olas de calor se suceden, el uso de los aires acondicionados se convierte en imprescindible para sobrellevar el verano. Esto es especialmente relevante durante las denominadas “noches tropicales”, ya que solo Valencia capital acumula ya 12 noches por encima de los 25 grados solo en el mes de julio, según datos de AEMET.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el finalizado mes de julio ya es el más caluroso a nivel global desde que hay registros, y la Comunidad Valenciana amenaza con superar los datos del año pasado, cuando en la región se superó la temperatura normal de verano en 85 de los 92 días de la estación. Desde Samara, compañía que apoya a los hogares en la transición energética, nos presentan una serie de consejos para conocer el coste de usar el aire acondicionado y no llevarnos sorpresas con la factura.

¿Qué debo tener en cuenta para calcular mi consumo de aire?

Tram

Desde Samara mencionan que lo primero a tener en cuenta es la potencia del equipo. Esta información aparece en la etiqueta del fabricante y se mide en vatios o en frigorías. Otras variables clave son el tiempo de uso diario y a qué temperatura lo tienes programado. “Otros elementos menos visibles y que también determinan el consumo es el aislamiento del hogar y la zona climática en la que vives, ya que estos factores pueden afectar el consumo de energía de tu equipo” señalan.

Una vez que tengas toda esta información, es posible utilizar una calculadora de consumo energético para obtener una estimación de cuánto te costará el uso del aire acondicionado en tu hogar.

¿Cómo reducir el consumo de aire acondicionado?

Ante las elevadas temperaturas que vive prácticamente la totalidad de la Comunidad Valenciana, es importante hacer un uso racionalizado del aire para evitar que la factura eléctrica se dispare. Estas son algunas recomendaciones para reducir el consumo:

1. Mantén tu aire acondicionado limpio y en buen estado. Un equipo con falta de mantenimiento o con problemas de funcionamiento puede consumir más energía de lo necesario.

2. Ajusta la temperatura según tu necesidad. No es necesario que mantengas tu hogar a una temperatura muy baja. Colocar el aire acondicionado entre 24  y 26°C suele ser suficiente para sentirte fresco.

3. Utiliza un termostato programable para ajustar la temperatura en función de tus horarios y necesidades diarias. Si, además, intentas apagar el aire unos 20-30 minutos antes de abandonar la estancia, podrás usar el frío residual y ahorrar aún más.

4. Asegúrate de que tu hogar esté bien aislado. Revisa las fugas de aire en las puertas y ventanas. Si hay fugas, el aire fresco se escapará y el aire caliente entrará, lo que aumentará el consumo de energía.

5. Utiliza cortinas y persianas para bloquear el sol directo. De esta forma, reducirás la cantidad de calor que entra en tu hogar y disminuirás la necesidad de encender el aire acondicionado.

Con estos consejos, podrás reducir el consumo de energía y ahorrar en tu factura de luz. Recuerda que cada acción cuenta y que pequeños cambios en tus hábitos pueden marcar una gran diferencia en el consumo de energía de tu hogar.

Paneles solares, una solución sostenible

En este contexto en el que el consumo de aire acondicionado se vuelve relevante debido a las altas temperaturas, considerar soluciones sostenibles es fundamental para lograr una factura estable y asumible. Samara, que acaba de comenzar a operar con sus soluciones de autoconsumo en la Comunidad Valenciana, recomienda la instalación de placas solares que “pueden llegar a suponer un 70% de ahorro en nuestra factura energética”. Al aprovechar la energía del sol, las placas solares generan electricidad limpia y renovable que puede alimentar tanto tu aire acondicionado como otros electrodomésticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribir tu comentario:
Por favor ingrese su nombre aquí