Carta abierta de un padre de un jugador de fútbol de 11 años a la alcaldesa de Castelló

Hola a todos, soy el papá de un niño de 11 años apasionado por el futbol y que juega en ligas federadas desde los cuatro años en Castellón. En estas fechas de incertidumbre y miedo debido a la situación actual del COVID-19, me gustaría compartir con vosotros el día adía y las dificultades que estamos encontrando tanto los niños como sus padres para unos disfrutar del fútbol jugando y otros animando desde la grada (ahora prohibido en Castelló).

 

Para mi hijo, el que sus papás le apoyen y vean disfrutar de su día a día y aprendizaje de su pasión por el deporte es muy importante, ya que compartimos con él alegrías y decepciones. Compartimos horas en casa hablando del fútbol, jugadores, entrenamientos, amigos, logros, superación, etc, etc.

 

Todo iba de la mejor manera y era un orgullo para toda la familia el que él estuviera descubriendo y avanzando en su vida….Él por su parte se sentía arropado y feliz de mostrarse a sí mismo pero a la vez poder mostrar a su familia que el deporte era una cosa de ambos  y que la vivíamos todos juntos…era otro nexo de unión, uno de tantos en nuestra familia.

 

El virus nos sorprendió a todos, nos obligó en marzo a decirnos adiós, de parar toda actividad deportivas o escolar, así como la vida tal cual la conocíamos y confinarnos…..que os voy a contar más…nos quedamos solos y recluidos….lloramos..

 

Un buen día esto cambió, mi hijo ya podía entrenar con sus amigos y jugar partidos de nuevo, desde ese momento volvió a sonreír como antes y a volver a tener sueños que se habían parado. Estaba preparado de nuevo para disfrutar con el fútbol y para esforzarse, también estaba preparado para que su familia volviese a disfrutar con él ,a compartir momentos y experiencias ,a reír..a levantarse pronto un sábado o domingo para que en familia disfrutásemos todos juntos del día, de su deporte y pasión.

 

Esta felicidad no sería total ,muy pronto algo cambio, algo que a día de hoy ni mi hijo entiende ni nosotros sus padres tampoco. Cual fue la sorpresa cuando nos comunicaron que los padres y familiares ya no podíamos asistir a verlos, ni entrenar ni jugar, no entendimos nada, nos dijeron que fuera, que ya no éramos los bienvenidos y que nuestro lugar en el mejor de los casos era en una cafetería o bar (los bares en los campos son minúsculos..), una valla, montículo o detrás de una pared perimetral de varios metros de altura…ya no más veríamos a nuestros hijos practicar su pasión. Nos dijeron que en estos nuevos espacios si íbamos a cumplir con las normas que nos imponían pero que no sabríamos hacerlo en unas espaciosas gradas de cemento dentro de las instalaciones. Pensaron por mí y a mí esto ya me enfado, pues ya somos mayorcitos para cumplir las normas independientemente del sitio donde esté…

Esta es la situación actual de cientos de niños y miles de padres a dia de hoy en la ciudad de Castelló. Mi hijo pronto me pregunto si ya no venia a los entrenamientos o partidos, si nos había dejado de interesar el deporte e incluso si había hecho algo mal, me preguntaba donde había estado o si había visto esa jugada o pase, la celebración o alegría, la tristeza, ganar ,perder, caerse, levantarse..

 

Nuestra respuesta fue que sí ,que estábamos, pero que no podíamos verlos jugar ni entrenar, que estábamos en el bar lejos sin poder ver nada o incluso fuera de las instalaciones en un bar del pueblo esperando a que acabasen, la verdad es que ya no podíamos verlos, compartir, ese nexo se rompió, ya no era lo mismo.

Su respuesta fue que había mucho sitio y que las gradas estaban vacías, que no le contara milongas pues el mismo veía la inmensidad de un campo vacío, literalmente vacío..y que no entendía nada. Él seguiría disfrutando pero por lo menos no de la misma manera, nuestra no presencia seguía sin entenderla luego de darle aun mas explicaciones. Llegaron preguntas mas directas o cortas.. ¿Quién manda esto papa? Pues los ayuntamientos o patronatos le decíamos..

Y:  ¿por qué en el campo donde jugamos la semana pasada si que podías entrar? Pues por que el ayuntamiento de ese pueblo o ciudad sí que ha dejado entrar publico en sus instalaciones con medidas y control. Pero papá. ¿ si es futbol igual cómo es que se puede pero al mismo tiempo no se puede? Pues hijo, de nuevo depende del ayuntamiento y de la importancia que le da a este problema y a sus conciudadanos,,

Las preguntas y dudas no paraban, las respuestas cada vez se volvieron mas ilógicas y sin sentido, más cortas.

LLegó el momento de reflexionar junto a padres fuera de las instalaciones o en vallas  y volver a preguntarnos el por qué de estas medidas tomadas en Castelló porque el ayuntamiento no ofrecía medios a esos clubs para salvar esta situación porque se habían pasado la patata caliente entre ambos y por que no trabajaban en la misma dirección en la de la nueva normalidad.

La realidad del futbol base en Castellón y diría en España es que los clubs que utilizan estas instalaciones municipales o de patronato llegan justos a cubrir las necesidades que ellos mismos generan, es decir, tener los suficientes entrenadores titulados o declarados legalmente en su actividad entrenar y enseñar a cientos de niños sobre el terreno. Ya tienen bastante con ello, como para asumir  lo que el ayuntamiento les pide, que sean ellos mismos quien organizasen estas medidas. Esta petición es poco conocer el fútbol base en Castellón, como para entender rápido que los clubs solos ni tienen los medios suficientes a día de hoy para ello y tampoco se les espera tenerlos ,en un año marcado por el covid donde las economías y el personal se ha ajustado a lo mínimo necesario, donde muchos niños y familias estirán al máximo las cuotas, donde los nuevos jugadores  no han llegado como se esperaba a estos clubs tanto grandes como menos grandes..Ningún club salvo quizás en menos medida los llamados grandes pueden asumir gastos extra y donde de nuevo son los clubs pequeños o modestos los que más sufren.

 

 

Señora alcaldesa, Ayuntamiento de Castelló, concejal de Deportes,por favor: ¿no podrían ayudar o arrimar el hombro para solucionar este problema de cientos y cientos de padres, los cuales  estamos sufriendo sin entender?

Podrían dar solución y admitir que es mejor a todos los niveles estar repartidos en gradas enormes en vez de bares y terrazas (amontonados) en el mejor de los casos , al exterior en vallas o fuera en el peor. Es posible proponer otra cosa al respecto y que creo que somos muchos padres y familias que pensamos de esta manera.

¿Es posible que nuestro ayuntamiento apoye el deporte y  tejido social?

¿Cuál es el problema? ¿Medios económicos? ¿Me quiere usted decir que Castelló no tiene ese músculo al ser el referente en la provincia y que al ser el  mas grande equivale a mas medios comparados con otros ayuntamientos?

Muchas preguntas sin respuesta, muchas dudas y un sentimiento de que nadie piensa en nosotros o que esto no es un problema, que no somos muchos. Contando las instalaciones publicas en Castellón y contando los niños que van al Chencho, Sindical, Gaeta, Gran Vía, estamos hablando de cientos, miles y el doble de padres.

Por favor ,espero que recapaciten y nos dejen estar presentes. Soy sólo un padre que espera respuestas y que le puede prometer que si nos dejan asistir cumplire las normas que ustedes propongan

Artículo de Paco Rubio. Padre de un niño federado.

 

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta