Bienvenido al paraíso del fútbol: Academia ETTEP

Y esto ocurre en la provincia de Castellón. Un verdadero lujo, entre naranjos, emerge la sede ETTEP.

De camino desde La Vall d’Uixó a La Llosa nos encontramos la sede ETTEP, con un campo de fútbol con las dimensiones ideales para el trabajo individual y un contacto directo con el formador.

Un verdadero paraíso del fútbol. Entre naranjos, en paisaje típico mediterráneo, en plena naturaleza, de repente, llegas a las instalaciones de la Academia ETTEP donde reina el buen ambiente emanado del trabajo de los entrenadores que siguen a pies juntillas las directrices de lo qué ha sido este centro de tecnificación en sus once años de historia. Hemos sido testigos de una mañana del curso de verano desarrollado de lunes a sábado para jugadores de las tres categorías de Fútbol. Bien pronto, desde las 8.30 horas comienzan a llegar los primeros alumnos que se agrupan en un máximo de seis en las categorías Alevín y Benjamín y hasta 10 en Prebenjamín. De esta manera, el entrenador pueda centrarse en todos los niños de cada grupo por su reducido tamaño y de esta manera proceder a una individualización del trabajo para ser más efectivo y que los objetivos pautados sean logrados al finalizar el curso. La sede ETTEP dispone de material específico y moderno para sus entrenamientos:

  • gimnasio integrado,
  • campo de césped artificial última generación,
  • riego automático,
  • zona específica de desinfección para jugadores y técnicos,
  • vestuarios adaptados,
  • material deportivo específico para desarrollar el talento del jugador

Como nos explica Javier Canós, entrenador de la Academia ETTEP, en un primer momento, los grupos se dividen por edades comenzando de manera colectiva el trabajo diario.  Benjamines y Alevines inician sus clases de inglés durante una hora y cuarto y los prebenjamines entran en el gimnasio y el campo  de acuerdo con unos  objetivos marcados el primer día del curso.  La dinámica de los grupos reducidos permitan una «rueda» entre los jugadores inscritos. Así  los mayores, tras su primera hora y cuarto de inglés, acuden al campo y los más pequeños van a la piscina para un mayor esparcimiento. Un breve descanso y almuerzo para reanudar la actividad los prebenjamines con su clase de idiomas y los mayores de vuelta al campo para poner en práctica los conocimientos y destrezas trabajadas en la primera hora. Todo ello en una mañana, hasta las 13.00 horas, aprovechando el máximo el tiempo en un curso en lo que lo más importante es la calidad de la formación y no tanto el número de jugadores inscritos.

«Lo que intentamos es que disfruten de algo que se les ha  privado un poco este año. Se nota mucho que tienen ganas de jugar, disfrutar y aprender», expone Canós. La procedencia de los alumnos es muy diversa, de Valencia y Castellón; «es muy bonito ver que comparten experiencias con otros chicos». Canós remarca la principal diferenciación respecto a otros campus y habitual actividad en sus clubs: «Añadimos un trabajo de gimnasio para desarrollar la coordinación y fuerza adaptada a los niños. En la Academia ETTEP es más fácil, por la individualización comentada, para corregir errores y poder mejorar».

La actividad no cesa. Por la tarde, hay grupos individuales, ya en Fútbol 11, de hasta tres jugadores, mucho más intensivo «Seguimos con el trabajo de gimnasio con enganche al campo mejorando en la parte física», señala el entrenador. Nosotros nos vamos despidiendo, poco a poco, con el ruido de fondo del golpeo del balón y las correcciones continuas de los entrenadores. El trabajo sigue todo el año adaptado siempre a las especificidades de cada jugador / alumno siempre para cumplir unos objetivos marcados. Sólo así se consigue cumplir los sueños, como reza el lema de la Academia ETTEP.

lexus

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here