Dos jugadoras de Castellón que son de «Oro»

Dos jugadoras de la provincia de Castellón, en concreto, Victoria Vicent Franch y Andrea Catalá Vega, ambas en el Villarreal CF, han logrado clasificarse con la Selección Valenciana Sub-15 para disputar las semifinales del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas. Dis jugadores que comenzaron a jugar en el equipo de su pueblo y colegio, respectivamanete, y que dieron el salto a un grande desde donde han demostrado sus cualidades para formar parte de la selección valenciana.

Victoria Vicent Franch es de Betxí. Comenzó a jugar a fútbol en el CD Betxí, en concreto, dos temporadas, hasta que pasó al CF Andiamo Vila-real como Benjamín segundo año, entonces equipo mixto. Ya a los 9 años dio el paso al Villarreal CF a su Alevín Femenino pasando ya por todas las etapas del club. En la actualidad forma parte como delantera de la plantilla del equipo de Primera Regional Aficionadas Valenta (Villarreal CF D) aunque entrena con los conjuntos C y B de la escuadra amarilla. Curiosamente, pese a su demarcación en el equipo habitual, juega como defensa en la Selección Valenciana. Victoria ha sido titular en esta Fase Oro en los tres partidos disputados.

Por su parte, Andrea Catalá Vega empezó con siete años en el CD Lledó, equipo de su colegio en Castellón, para pasar al Femenino del CD Castellón y posteriormente al Villarreal CF Infantil. Es defensa y forma parte de la plantilla del Villarreal CF C Infantil que compite en el Grupo 4 Segunda Infantil contra equipos masculinos. Andrea ha sido titular en uno de los tres partidos y cabe destacar que es una de las jugadoras más jóvenes.

STOP AL FOC

Victoria acaba de cumplir 15 y Andrea cumplira este año 14. La jugadora de Betxí ya jugó la Fase Final la pasada temporada cuando la convocaron por vez primera como ha sucedido con Andrea en esta segunda fase. La Selección Valenciana concluyó subcampeona de la Fase Plata. Esta temporada, van a por todas y de momento ya son una de las cuatro mejores selecciones autonómicas. Sin lugar a dudas, un buen ejemplo para las numerosas niñas que comienzan a jugar fútbol en los equipos de sus pueblos o barrios demostrándose que el trabajo tiene siempre su recompensa.