Fútbol base, un continuo proceso formativo más allá de ganar una liga

Ripotenis

Juan Ángel Martínez / Benicarló

El pasado jueves tuvo lugar en Benicarló un partido que, teniendo en cuenta los puntos, era intrascendente. Los locales no se jugaban nada ya que, a falta de 2 jornadas, eran campeones de liga con 8 puntos de diferencia respecto al segundo. Por otro lado, los visitantes, el C.D. San Lorenzo de Castellón “A”, llevaba varias jornadas descendido a Segunda Infantil, con 4 puntos. No obstante, para los niños, cualquier partido es importante, y más aún jugando en casa con su público.

La temporada del C.F. Benicarló ha sido muy buena. 61 puntos de 75 posibles, con 78 goles a favor y tan solo 10 en contra. «Nosotros afrontábamos la temporada con la mentalidad de estar arriba y de recuperar la categoría que perdimos el año pasado. Creíamos que estaríamos arriba pero no que íbamos a proclamarnos campeones a falta de 4 jornadas con una distancia notable con algunos rivales directos como los filiales. Son equipos de nuestro nivel a los que por suerte hemos podido superar pronto para, así, recuperar la categoría», afirma Aitor Llopis, entrenador local.

Sin embargo, en una temporada pueden aparecer innumerables obstáculos. Uno, por ejemplo, podría ser manejar de manera correcta la actitud de los futbolistas. Teniendo en cuenta, además, su corta edad. «Lo complicado ha sido mantener la tensión de los jugadores, que compitan todos los partidos. Hay jornadas en las que miran la clasificación y se sienten superiores, pero en general es un grupo muy trabajador. Son muy competitivos y han puesto mucho de su parte para no despistarse y poder también cumplir el objetivo que tenían ellos marcado», explica el técnico.

El aspecto emocional ha sido solventado durante la temporada por parte del cuerpo técnico. Aunque en días como el del jueves, en el que el equipo no se juega absolutamente nada, la motivación de los jugadores puede verse alterada. «Les hemos dicho que era el último partido en casa, que teníamos que limpiar un poco la imagen y que la gente que nos ha seguido todo el año tenía que irse con buenas sensaciones. También les hemos dicho que esto es un proceso, que algunos acaban categoría infantil y que otros continuarán el año que viene», comenta Aitor.

El partido acabó 8-0. Un resultado abultado que pone la guinda a una temporada brillante de los locales. El contraste de dinámicas se vio reflejado en el marcador. Los locales jugarán la temporada siguiente en infantil preferente mientras que los visitantes harán lo propio en 2a regional infantil.

lexus

Dejar respuesta

Por favor escribir tu comentario:
Please enter your name here