ACD Peñíscola: El 50 aniversario toca celebrarlo en Primera con ganas de «dar guerra»

Hace aproximadamente un año describíamos la ilusión con la que la ACD Peñíscola encaraba una temporada que se antojaba emocionante con un ambicioso proyecto para conseguir un objetivo ansiado desde hace mucho tiempo en la «roqueta», el ascenso a primera regional. El objetivo se consiguió con creces, puesto que a tres meses del final de la liga el equipo se proclamó campeón, invicto hasta el momento, y burlando incluso a la maldita pandemia que después nos ha dejado la temporada más triste que se recuerda.

 

Pero contra la desgracia la mejor arma es la ilusión, y con ilusión vuelven a trabajar las oficinas de la ACD Peñíscola en la confección de una plantilla de garantías para conseguir el objetivo marcado para este curso, que no es otro que la permanencia en la categoría en la celebración de su 50ª temporada como club federado. Para ello la secretaría técnica se ha puesto manos a la obra y se podría decir que ha hecho un trabajo de primera, pues de las cinco incorporaciones que se han firmado, tres son futbolistas importantes en temporadas anteriores en regional preferente y otro ha transcurrido su trayectoria entre la preferente y la primera regional. Llegan a la disciplina del conjunto peñiscolano Carlos González, procedente del CD Benicarló, un lateral izquierdo con buena salida de balón y juego aéreo, y mucho oficio en las acciones a balón parado; Mario Alvarado, lateral derecho procedente del CF Alcalá y caracterizado por un largo recorrido y un buen trato del balón; Roger Murillo, centrocampista con un gran despliegue físico y mucha disciplina táctica procedente del Cf Alcalá; Pepe Ximo, jugador de banda izquierda muy experimentado en el fútbol regional y con gran técnica procedente del CF Traiguera; y por último, Gonzalo Abril, delantero trabajador con gol y gran capacidad asociativa que vuelve al fútbol tras un tiempo alejado de los terrenos de juego. Cinco altas que significan cinco bajas para equilibrar la plantilla, y en este sentido dejan la disciplina peñiscolana Cristian Torrico «Torri», Matías A. Cardozo «Mati», Carlos Rico, Ruben Querol y Javier Rodriguez «Madri». Al timón del equipo seguirán un año más el tándem benicarlando formado por Juan Antonio Morilla y Jose Viñes.

 

Tanto el equipo como el cuerpo técnico, así como la directiva, tienen claro que el objetivo es mantener la categoría que tanto ha costado conseguir, no hay que olvidar que el último ascenso fue tristemente efímero, por lo que en la mente de los peñiscolanos no cabe otra cosa que no sea afianzar al equipo en la primera división regional. Así pues vuelve de nuevo el conjunto blanquiazul a iniciar una temporada con la máxima ilusión, no solo por tratar de conseguir sus metas deportivas sino por tratar de ofrecer el mejor espectáculo, un espectáculo de primera,  a los seguidores que acuden al Benedicto XIII para devolverles así la confianza depositada en ellos y aportar un poco de luz a éstos tiempos oscuros que nos ha tocado vivir.

 

Artículo facilitado por Sergi Farré.

lexus

No hay comentarios

Dejar respuesta